Publicado por Equipo #PorElClima el Miércoles, 13 Noviembre 2019
Nacho Lacambra

El Gran Circo de la Formula1 se convierte en un símbolo de lo que está ocurriendo en el mundo: organizaciones ligadas a una gran cantidad de contaminación obligadas a pivotar para poder sobrevivir.

19 grandes premios repartidos por cinco continentes, 10 equipos y 22 pilotos. La Formula 1 es un espectáculo impresionante. Eso supone enormes estructuras que hay que desplazar por todos los continentes durante todo el año. Además, en cada gran premio, miles de personas se desplazan para verlo y en muchas ocasiones desde distancias larguísimas. Y hoy en día las fábricas son centros donde miles de personas consumen recursos para conseguir que los coches optimicen su rendimiento. Todo esto, antes de que los monoplazas si quiera arranquen los motores.

Monoplazas neutros en carbono, grandes premios sostenibles y logística ultra eficiente. Sin estos ingredientes, la F1 corre peligro de desaparecer.

Parece un espectáculo un poco fuera de su tiempo. Otra competición amenaza desde hace unos años el futuro del Gran Circo: la Fórmula E. El campeonato de coches eléctricos que nació bajo la premisa fundamental de la sostenibilidad, no solo ambiental, sino en todos los sentidos. Está pensada para atraer público (todos los circuitos son urbanos) y atraer a las marcas. Desde su creación, la vieja Fórmula 1 ha ido perdiendo el interés de las grandes del automóvil, hasta quedarse tan solo en 4 fábricas de motores: Ferrari, Mercedes, Renault y Honda. La Formula E, sin embargo, en sus pocos años de competición ha logrado aglutinar a las principales marcas de automóviles: Audi, BMW, Nissan, Citroën, Mercedes, Jaguar, Porsche, etc.

En este contexto, el nuevo propietario de la competición, Liberty Media, ha visto claro que necesita dar un vuelco a su competición para poder sobrevivir al paso del tiempo, aunque no va a ser fácil, porque la afición más tradicional y purista de la F1 es amiga del ruido, la gasolina y cilindros. Así que, ¿Cómo combinar sostenibilidad y reducción de emisiones con amantes del humo y el consumo desmedido? Pues como siempre lo han hecho todo: con ambición e innovación.

El pasado lunes se anunció que la competición sería neutra en carbono para el año 2030 e implicará a todos los agentes que la componen. Tras doce meses de trabajo junto con la FIA, expertos en sostenibilidad, equipos, socios y promotores, se ha presentado un ambicioso plan. Para alcanzarlo, las iniciativas de reducción comenzarán de inmediato. 

La sostenibilidad en la competición comenzó a adoptarse hace años, cuando la capacidad de los motores se redujo drásticamente, pasando de motores V10 a V6 y con una unidad de potencia eléctrica. Pero en tiempo pasa y no es suficiente. La industria automovilística ya centra sus esfuerzos casi exclusivamente en el coche eléctrico y ha cogido a la competición con el pie cambiado.

¿Qué van a hacer?

Ser neutro en carbono en 10 años supone un reto importantísimo y va a necesitar mucho ingenio, inversión e innovación. Para conseguirlo, se han hecho unas primeras declaraciones, que pronto tendrán más concreción:

  • Conseguir vehículos neutros en carbono: la tecnología híbrida consume combustible, pero se están desarrollando combustibles sintéticos, compuestos de hidrógeno y CO2 reciclado de procesos industriales. No es lo ideal, pero permitiría automóviles neutros en carbono (no cero emisiones).
  • Se establece el compromiso eliminar la huella de carbono de todas las actividades en pista.
  • Se incluirán medidas para garantizar que la logística de la F1 sea ultra eficiente, así como sus instalaciones y oficinas.
  • Las fábricas de los equipos deberán ser 100% renovables.

f1.png

Ya en 2025

La organización quiere que en 2025 todos los grandes premios sean sostenibles. Esto implicará que los materiales utilizados deberán ser sostenibles. Se eliminarán los plásticos de un solo uso y implementarán medidas para la reutilización, recilado o compostado de todos los desechos. Además, se ofrecerá a los asistentes la posibilidad de llegar a la carrera de la forma más ecológica y tratarán de que la economía local, sus habitantes se involucren más en las carreras. 

Todas estas medidas, indican en la organización, deberán contar con el trabajo e implicación de los socios, promotores, patrocinadores y equipos. Veremos en qué queda esta iniciativa y si realmente alcanza sus objetivos. Pero independientemente de esto, es un buen símbolo de cómo se está moviendo el mundo y la preocupación real que existe por la sostenilblidad.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #CienciayTecnología #Movilidad