Publicado por Equipo #PorElClima el Viernes, 29 Noviembre 2019
María José Montesinos

La cadena británica Channel 4 convocó a los candidatos a las próximas elecciones a un debate televisivo sobre cambio climático. El todavía primer ministro Boris Johnson declinó ir y en su lugar colocaron un mapamundi de hielo.

Los candidatos a las elecciones británicas estaban convocados a un debate televisivo en Channel 4, para hablar de sus propuestas políticas ante el cambio climático, pero Boris Johnson el candidato del partido conservador, se negó a ir. En su lugar, los conservadores mandaron a última hora al ex-ministro Michel Gove, pero a la cadena británica no le pareció correcto aceptar a un "segundón" cuando el resto de los partidos enviaban a sus líderes.


Ni cortos ni perezosos los responsables televisivos ocuparon el atril destinado a Johnson con una enorme escultura de hielo, con el mapa del planeta, que iba derritiéndose conforme avanzaba el programa, representando la emergencia climática en que nos encontramos. Tampoco quiso tomar parte en el debate el ultraderechista Nigel Farage, impulsor del Brexit y cuyo electorado está formado por negacionistas recalcitrantes. También en su caso, Channel 4 colocó una escultura de hielo que iba reduciéndose bajo el calor de los focos. 

Mientras los otros candidatos debatían sus propuestas, la imagen de un mapamundi helado se deshacía frente a la audiencia, como símbolo de la desaparición de los polos por el cambio climático.

Johnson y Farage fueron los únicos que no quisieron comparecer ante la audiencia, frente la que sí estuvieron el líder del partido laborista, Jeremy Corbyn, la cabeza de lista del partido democrataliberal, Jo Swinson, la candidata del Partido Nacional Escocés, Nicola Sturgeon, Siân Berry del Partido Verde, y el líder de Plaid Cymru, Adam Price. No sabemos todavía cómo afectará esta ausencia a las perspectivas de voto del todavía primer ministro Boris Johnson, cuya figura es siempre controvertida, pero que va primero en las encuestas.


El programa coincidió con el día en el que el Europarlamento declaró oficialmente la emergencia climática, y pedía a la Comisión que se elevase el actual objetivo de rebajar el 40% de las emisiones para 2030 a una rebaja del 55%, hasta alcanzar las cero emisiones en 2050.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias COP25