Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 12 Diciembre 2019
María José Montesinos

La Comisión presentó ayer su Acuerdo para una Europa Verde, en el que se compromete a reducir un 50-55% las emisiones para 2030 y conseguir ser neutra en 2050, además de otro medio centenar de medidas hacia la descarboización.

 La Unión Europea presentó este miércoles, 11 de diciembre su European Green Deal, con el que Europa incrementa su ambición en la lucha contra la emergencia climática, elevando del 40% al 50% (con la recomendación de llegar al 55%), el objetivo de reducción de las emisiones de CO2 para 2030, y se compromete a eliminar al 100% sus emisiones para 2050. El documento recoge de manera expresa el compromiso de la UE para seguir liderando la lucha climática y la conservación de la biodiversidad.

El European Green Deal implica a todos los componentes de la arquitectura institucional comunitaria: la Comisión Europea, el Consejo, el Europarlamento, el Consejo Europeo, el Comité Económico y Social y el Comité de las Regiones. Con ello la Unión quiere dejar claro que lo que se apruebe en una institución no será frenada en otra.

La seriedad del compromiso europeo parece claro dado los muchos deberes que Bruselas se ha fijado para este 2020: el objetivo de ser neutros en carbono se fijará por ley, que se presentará como muy tarde en marzo de 2020, las mismas fechas para las que debe lanzarse el Pacto Europeo por el Clima. Para junio se deberá contar ya con una propuesta sobre el mecanismo para una transición justa, incluida la dotación de un fondo europeo y un Plan de Inversión Sostenible para Europa.

Para junio de 2020 se deberá contar ya con una propuesta sobre el mecanismo para una transición justa, incluida la dotación de un fondo europeo y un Plan de Inversión Sostenible para Europa.

Además, los Estados están llamados a presentar en el mes de junio la evaluación final de sus planes nacionales de energía y clima, y para el próximo verano deberá estar terminado el plan para reducir las emisiones un 50-55% en toda la Unión en 2030.

Tanto la estrategia industrial de la UE como el Plan de Acción para la Economía circular deberán estar listos para el próximo mes de marzo, mientras que la legislación que debe regir la estrategia para las baterías tendrá un margen un poco mayor: el mes de octubre. 2020 también es al año en que deberá estar listo el borrador para el plan de apoyo a la industria del acero que quiera alcanzar las cero emisiones en 2030.

Por lo que respecta al camino hacia las energías limpias y sostenibles, a lo largo del año se revisarán los resultados de la Red Transeuropea de la Energía para abordar su actualización y rediseño, la renovación de los planes de descarbonización del sector de la construcción, y una nueva estrategia para el aprovechamiento eólico en el mar.

El transporte sostenible y la smart mobility también se atenderá a través de una estrategia que deberá fijarse en 2020, y se solicitarán fondos para apoyar el despliegue de puntos de recarga para energías alternativas, al tiempo que se trabajará en una legislación para la producción de nuevos combustibles.

Las propuestas para los sectores más complejos deberán esperar hasta 2021: será entonces cuando se abordarán las medidas agrícolas, tanto en el desarrollo de una agricultura de cercanía como para la reducción de pesticidas y otros elementos contaminantes y generadores de CO2. También la imposición de normas más estrictas sobre los vehículos de motor de combustión, y la revisión de directivas sobre transporte combinado, ferrocarril y vías navegables.

El European Green Deal también establece la creación de una política verde común y otras medidas hasta superar el medio centenar, que deberán ponerse en marcha entre 2020 y 2021.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias