Publicado por Equipo #PorElClima el Martes, 04 Febrero 2020
Nacho Lacambra

El mundo del deporte no es solo entretenimiento. Son referentes para millones de personas y sus acciones tienen un impacto mucho mayor que el de otros sectores

El mundo de la bicicleta está estrechamente relacionado con el cambio climático, ya que es un medio de transporte necesario para poder reducir la huella de carbono. Además de esto, convierte las ciudades en lugares mucho más habitables, mejorando la salud de aquellos que la utilizan y de los peatones que dejan de respirar aire contaminado. Aunque el mundo profesional de este deporte no siempre es el mejor ejemplo de sostenibilidad: grandes caravanas de coches, camiones y motos acompañan al pelotón; miles de bidones, envases de geles y demás, acaban cada año en las cunetas. Además de que el calendario obliga a realizar desplazamientos por todo el mundo, con una enorme huella de carbono.

En los últimos años se ha visto una mayor preocupación al respecto. Ya es habitual ver como muchos ciclistas guardan los residuos en su malliot, en lugar de tirarlos a la carretera, y también como tratan de tirar los bidones cerca de aficionados, encantados de recogerlos y tener un recuerdo de la carrera.

Pues bien, hay un equipo que ha dicho basta y que quiere ser el primer equipo neutro en carbono: el mítico Quick-Step (ahora Deceuninck-Quick-Step). La formación belga ha iniciado la campaña #itsstartwithus que pretende, además de conseguir la neutralidad de sus emisiones directas, cambiar la cultura y comportamiento tradicional del mundo ciclista y reducir al máximo su impacto general en el planeta.

La huella del Quick-Step equivale a dar la vuelta al mundo 179 veces en coche.

El equipo ciclista ha calculado su huella de carbono con un resultado de 1.288 toneladas de carbono. Esto equivale a dar la vuelta al mundo en coche 179 veces o 539 viajes de ida y vuelta entre Bruselas y Nueva York. Para compensar esta cantidad de emisiones de CO2, se debería plantar una superficie arbolada equivalente a 3.099 campos de fútbol.

La escuadra belga se ha comprometido en un manifiesto a realizar una serie de cambios cuyo objetivo es reducir su impacto, sus desperdicios y tratar de concienciar a los integrantes del equipo, aficionados y, en general, al mundo que les rodea. Los compromisos adquiridos son:

  • Reducir el uso de plásticos en los próximos dos años y aumentar el reciclaje.
  • Impulsar la concienciación de proveedores y socios del equipo.
  • Promover la venta de productos reciclados a través de la plataforma digital del equipo.
  • Animar a los fans y aficionados a utilizar más la bicicleta.
  • Aumentar el uso de productos biodegradables todo lo posible.
  • Promover la cultura del reciclaje y reducción de los desechos.
  • Educar a consultores y personal del equipo para que aumente su respeto hacia el medio ambiente.
  • Compensar las emisiones de CO2 generadas, apoyando proyectos certificados.

#TheWolfpack - #itstartswithus.jpg

Alessandro Tegner, director de Marketing y Comunicación declaró: "Todos los días tenemos noticias de cómo el medio ambiente se deteriora a nuestro alrededor y el ciclismo, en comparación con otros deportes, tiene una relación única con el entorn, ya que es nuestro estadio, y como cualquier otro estadio, hay que cuidarlo y mantenerlo. Como equipo viajamos miles de kilómetros cada año y utilizamos grandes cantidades de energía, por lo que debemos asumir nuestra parte de responsabilidad. Se trata de un proceso a largo plazo, de educación y cambio de hábitos y no se trata de una sola cosa. Y como somos un equipo, queremos que todos se involucren: corredores, personal, patrocinadores, seguidores y todo el mundo que rodea la competición."

Entre los proyectos que servirán para compensar las emisones del Quick-Step destacan dos: una instalación de suministro de agua en Kenia, que evitará deforestaciones y emisiones por el transporte, y otro con un gran valor simbólico, un proyecto de conservación y reforestación en la zona del Mont Ventux, una zona mítica para cualquier persona aficionada al ciclismo.

En la Comunidad #PorElClima no podemos más que felicitar la iniciativa y animamos a todas las entidades deportivas a seguir su ejemplo, o el del Real Betis, equipo neutro en carbono o el Real Zaragoza, que ha compensado su huella de carbono de los desplazamientos del equipo en las dos últimas temporadas.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #Movilidad