Publicado por Equipo #PorElClima el Martes, 25 Febrero 2020
María José Montesinos

A través de la información recopilada durante seis años por su programa 'Ni Un Hogar Sin Energía', ECODES ha desarrollado, junto a la Universidad Pontificia de Comillas, un método con el que predecir el gasto mínimo teórico de un hogar y calcular así cuál debería ser su consumo energético. Además, Ecodes ha iniciado un curso de formación para asesores energéticos del hogar. Lo explicamos en nuestro programa en Radio Nacional en Aragón 'Tiempo de Actuar' del pasado sábado, coincidiendo con la Semana Europea de la Pobreza Energética.

En febrero del año 1956 una oleada de fríos polares siberianos recorrió Europa. Durante ese mes, el continente padeció heladas excepcionales y un frío intenso, dando lugar al invierno más extremo desde que existen registros. En España, los 32 grados bajo cero recogidos en el lago Gento, en el Pirineo leridano, es la temperatura mínima más baja de las recogidas nunca por la agencia meteorológica AEMET. En Candanchú se alcanzaron los 24 grados bajo cero. Ahora, todos los años, en esta tercera semana de febrero se celebra, en recuerdo de este acontecimiento, la Semana Europea de la Pobreza Energética.

En España, más de 4 millones de personas, es decir un 9% de los hogares, no son capaces de mantener una temperatura adecuada en su vivienda, según el informe de 2019 del Ministerio de Transición Ecológica. En Aragón, la pobreza energética afecta a un 8,6% de las familias. Se trata de hogares que, a pesar del frío, no pueden encender la calefacción por no poder pagar las facturas. A esta situación se suma otro elemento negativo y es que las viviendas que habitan suelen ser edificios antiguos, sin aislamiento, con ventanas o puertas que no cierran bien, y mala eficiencia térmica en general. Como consecuencia, caldearlos exige más calefacción de la normal, lo que eleva tanto las facturas como las emisiones de CO2. La pobreza energética acarrea además problemas de salud, sobre todo en ancianos y niños, a quienes afectan más el frío, las humedades o el moho.

Para mejorar esta situación, hace 6 años nació el programa 'Ni Un Hogar Sin Energía', de ECODES, que ofrece información y asesoramiento a familias vulnerables. Hasta ahora, el proyecto ha atendido a 7.169 familias españolas, que han conseguido rebajar su factura una media de 136 euros al año, aproximadamente el 25% de su gasto eléctrico anual. 

El método puede predecir el gasto mínimo teórico de un hogar y calcular así cuál debería ser su consumo energético correcto.

Por otra parte, el programa ha proporcionado una amplia base de datos sobre las características y consumos de estos hogares vulnerables. Una información que ha servido al equipo de Ecodes para desarrollar, junto a la Universidad Pontificia de Comillas, un método con el que predecir el gasto mínimo teórico de un hogar y calcular así cuál debería ser su consumo energético.

Cecilia Foronda, directora de Energía y Personas en Ecodes, y responsable del programa NUHSE, nos explica esta herramienta: "Es un modelo que desarrolla una serie de cálculos matemáticos en los que se analizan las condiciones de la vivienda: en qué zona climática se encuentra, cuál es su aislamiento, su suministro energético? y así se puede predecir cuál debería ser el gasto de energía en calefacción y agua caliente".

Contar con estos modelos de predicción del gasto energético de los hogares, señala el informe, ayudaría a elaborar mejores políticas de acción: "Creemos que es importante que, a la vez que se paga una ayuda de urgencia, que es una medida paliativa, se aplique una medida preventiva, y se explique a la familia qué gasto sería el adecuado, y para eso sirve esta herramienta. Así ven qué es lo realmente se debería gastar en energía para mantener el confort de su hogar, y les daríamos una pauta para que aprendiese hábitos de consumo eficiente. Si con esto baja su factura, puede que no necesite ayuda, y aunque la necesite, el gasto público es menor, y se puede ayudar a más personas"

Dentro de esta lucha contra la pobreza energética, Ecodes ha organizado, con la Fundación EDP, un curso muy novedoso para un nuevo perfil profesional que es el de asesor de energía para hogares. "Con el proyecto hemos visto que no existe un perfil profesional que sea capaz de ayudar a la familia a cambiar sus hábitos, optimizar su contrato e implementar mejoras de bajo coste para mejorar la eficiencia del hogar. Al final deben pasar muchos profesionales por la casa, se necesita uno que lo sume todo", explica Foronda.

"Hace falta un perfil profesional que sea capaz de ayuda a la familia a cambiar sus hábitos, optimizar los contratos de energía e implementar mejoras de bajo coste".

Diez alumnos se encuentran estudiando ahora el curso de asesor de energía para hogares en Zaragoza. Los participantes reciben formación sobre hábitos de consumo eficiente y autoconsumo, medidas de rehabilitación de bajo coste, mejora en la contratación de la electricidad o el gas y otros conocimientos con los que luego podrán asesorar a hogares en situación de pobreza energética.  

Ana Royo es una de las alumnas y nos explicaba por qué ha querido seguir este curso: "Provengo del movimiento ecologista desde los años 80, también hice bioconstrucción en el Pirineo, y cuando oí anunciado el curso pensé que era una candidata perfecta. Llevamos pocos días de curso y de momento hemos aprendido teoría sobre distribución y comercialización y cosas prácticas como leer la factura de la luz, que vas descubriendo que no tenemos ni idea y nos engañan. Me gustaría poder trabajar como asesora energética del hogar".

Franklin Guzmán también participa en el curso y señalaba que precisamente estaba buscando este tipo de formación: "Me brindaron la oportunidad de participar y veo que genera un nuevo perfil profesional para asesorar a familias que no tienen confort térmico en su hogar. En el curso nos están dando técnicas e información para ser consumidores eficientes".

Con 120 horas de formación, el curso tiene también una parte práctica. Los alumnos visitarán 20 viviendas, en las que tendrán que recomendar mejoras en los hábitos de consumo y en los contratos, medidas de eficiencia energética y soluciones de rehabilitación de bajo coste.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #Energia