Publicado por Equipo #PorElClima el Lunes, 30 Marzo 2020

[La Oficina Española de Cambio Climático nos envía la siguiente información:]

El pasado 12 de diciembre la Comisión Europea presentaba, coincidiendo con los últimos días de la COP 25 en Madrid, el Pacto Verde Europeo (European Green Deal) cuyo objetivo principal es convertir a la UE en la primera economía neutra en carbono a mediados de siglo y desacoplar el crecimiento económico del uso de recurso.

Se configura como la nueva estrategia de crecimiento de la Unión Europea, que busca transformar a la Unión en una sociedad justa y próspera, con una economía moderna, eficiente en el uso de los recursos y donde no haya emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050. Se trata de un paquete ambicioso de medidas que van desde una disminución drástica de las emisiones de gases de efecto invernadero y la investigación de vanguardia y la innovación, a la conservación del entorno natural europeo.

Está previsto que a lo largo de este año y el año que viene se desarrollen los elementos esenciales para la puesta en marcha del Pacto Verde Europeo.

Este Pacto Europeo está acompañado por un Plan de Inversiones del Pacto Verde Europeo que movilizará financiación de la UE de un mínimo de un billón de euros en inversiones sostenibles en la próxima década y creará un marco propicio para facilitar y estimular las inversiones públicas y privadas necesarias para la transición hacia una economía climáticamente neutra, ecológica, competitiva e inclusiva.

Las primeras iniciativas relevantes en el ámbito del cambio climático que ya se han lanzado son:

  • la Ley Europea del Clima, que consagra en una ley el objetivo de neutralidad climática para 2050
  • el Pacto Europeo sobre el Clima, que pretende que los ciudadanos y todas las partes de la sociedad se comprometan en la acción por el clima, y cuya consulta publica para dar a los ciudadanos y a las partes interesadas una voz y un papel en el diseño de nuevas medidas sobre el clima, el intercambio de información, la puesta en marcha de actividades de base y la presentación de soluciones, acaba de finalizar hace unos días.

Se hace por tanto evidente que junto con las políticas y los marcos normativos gubernamentales, todos los sectores de la sociedad y la economía contribuyan en la transición hacia una Unión Europea climáticamente neutra. Y en este contexto además, los ciudadanos se sitúan en un eje central del Pacto Verde.

Los ciudadanos tienen un papel determinante que desempeñar en la consecución de los objetivos del Pacto porque, entre otras razones, el estilo de vida y las elecciones de los consumidores afectan al ritmo del cambio y contribuyen a diversificar las vías de descarbonización,

La cooperación de todos es clave, como lo esta siendo estos días para hacer frente a la pandemia del COVID-19. La crisis sanitaria que estamos viviendo nos muestra como las soluciones globales para los retos mundiales solamente son posibles a través de acciones comunes, independientemente de donde estemos.

Y es que los desafíos globales requieren cambios sistémicos, cambios que aunque tienen que ser activados por el gobierno o las empresas requieren cambios de comportamiento individuales. Necesitamos ambos. Hemos visto en las últimas semanas que los gobiernos pueden tomar medidas radicales y que podemos cambiar nuestro comportamiento con bastante rapidez, y el momento que vivimos es una lección de ello.

Igual que pasa en el sector de la salud, en el cambio climático es mucho mejor prevenir los riegos asociados al aumento de la temperatura por encima de los 1,5ºC que averiguar cómo hacer frente a sus enormes consecuencias.

Tenemos una importante ventana de oportunidad. Por un lado, las principales economías de todo el mundo están preparando paquetes de estímulo. Los incentivos bien diseñados podría ofrecer beneficios económicos y facilitar una rotación de capital que tendría enormes beneficios para la transición energética. En Europa tenemos que asegurarnos que los planes de recuperación económica se alinean con los objetivos del Pacto Verde lo antes posible para evitar que los recursos económicos movilizados repitan errores del pasado.

Por otro lado, la desaceleración de economía mundial ha tenido un impacto significativo en la reducción real de la contaminación y de las emisiones de gases de efecto invernadero en varios países. En Madrid la contaminación ha llegado a caer hasta un 57% de media.  Ojala aprovechemos esta ola de respiro al deterioro ambiental. La propia Agencia Internacional de la Energia nos instaba hace unos días a aprovechar esta oportunidad histórica para acelerar la transición a la energía limpia.

El Pacto Verde es en este sentido una apuesta importante por reducir riesgos globales, para frenar de manera tajante el deterioro ambiental, una apuesta por la colaboración y la solidaridad , por la mejora de nuestra calidad de vida, de nuestro planeta  y de nuestra salud. Es necesario continuar trabajando sobre la base de este marco para promover una verdadera transición ecológica en Europa.

Lo inteligente y lo responsable será aprovechar cualquier estímulo económico lanzado en respuesta al coronavirus para acelerar la transición ecológica, haciendo que cualquier inversión en infraestructura, en el sector de la construcción o en el de la automoción sean coherentes con nuestra visión de descarbonizar nuestro planeta y hacerlo menos vulnerable a los impactos del cambio climático

Tenemos la posibilidad de hacer de esta crisis una oportunidad para el clima, y para tener un planeta más seguro para todos sus habitantes aprovechémosla entre todos.

eugreendeal

 

Más información:

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias