Publicado por Equipo #PorElClima el Lunes, 08 Junio 2020

[La Oficina Española de Cambio Climático nos envía la siguiente información:]

Para algunas personas "adaptación al cambio climático" suena a rendición, a aceptación del cambio del clima como una desgracia inevitable que es necesario asumir. Sin embargo, más allá de las connotaciones que pueda arrastrar el término, "adaptación al cambio climático" es la denominación genérica dada a un amplio conjunto de estrategias que se orientan a evitar o reducir los impactos potenciales derivados del cambio climático, así como a favorecer una mejor recuperación tras los daños.

La adaptación no supone, en modo alguno, una renuncia a la descarbonización; al contrario, sin una reducción ambiciosa de las emisiones de gases de efecto invernadero, nuestras capacidades adaptativas acabarán inevitablemente desbordadas.

En todo caso, la adaptación, igual que la mitigación, requiere una mirada más allá del corto plazo y un ejercicio de anticipación que permita  adelantarse a los potenciales impactos.

En España, el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) constituye un instrumento básico para hacer posible esta acción anticipada, coordinada y coherente en las diversas políticas públicas. El borrador del nuevo PNACC, presentado el pasado mes de mayo y abierto a la consulta pública hasta el 30 de junio, es un documento que merece la atención por parte de la sociedad española.

El nuevo borrador nace a partir de una evaluación en profundidad de los resultados del PNACC actualmente en vigor y ha sido alimentado a través de un amplio proceso inicial de participación en el que se han implicado más de un centenar de expertos y actores clave en este campo.

El documento ahora presentado y sometido al escrutinio público, define objetivos, criterios, ámbitos de aplicación y acciones para fomentar la resiliencia y la adaptación frente al cambio del clima.  Identifica un total de 18 ámbitos de trabajo sectoriales, entre ellos, la salud humana, el agua, la biodiversidad, la agricultura, las ciudades y el urbanismo, la energía o la educación. Y define un total de 81 líneas de acción que marcan una hoja de ruta para orientar los esfuerzos en el campo de la adaptación en la próxima década.

A destacar, el foco puesto en una serie de temas de carácter transversal, entre ellos, la consideración de las diferencias de vulnerabilidad entre territorios y entre grupos sociales, la atención a los efectos transfronterizos derivados del cambio climático o la prevención de malas prácticas e incentivos perversos para la adaptación.

El PNACC identifica elementos estratégicos para hacer frente a los impactos actuales y futuros que se derivan del cambio del clima. Pero este plan sólo alcanzará sus objetivos con las aportaciones y el esfuerzo compartido del conjunto de las administraciones públicas y la sociedad española.

El borrador del PNACC 2021-2030 está abierto a consultas públicas hasta el próximo 30 de junio.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias