Publicado por Equipo #PorElClima el Miércoles, 19 Agosto 2020
Alicia Maestre Ducar

El 20 de agosto se cumplen 2 años de la primera huelga escolar que promovió Greta Thunberg frente al Parlamento sueco y que posteriormente logró unir a millones de personas de todo el mundo al movimiento 'Huelga escolar por el clima'.

El 28 de noviembre de 2019 el parlamento europeo declaró el estado de emergencia climática para proclamar el desastre ambiental al que nos hemos sometido. En estos dos últimos años, hemos seguido emitiendo enormes cantidades de gases de efecto invernadero a la atmósfera y hemos vivido terribles desastres naturales, fuertes olas de calor, incendios, inundaciones, huracanes, deshielo del permafrost.

Los gobiernos promueven estrategias de descarbonización de la economía que dirigen a la sociedad, a las empresas y a las organizaciones a un modelo neutro en carbono para 2050. Pero, hoy en día, la inacción climática sigue siendo un hecho, ya que la brecha entre lo que tenemos que hacer y lo que realmente hacemos sigue dilatándose minuto a minuto.

Greta Thunberg regresa con una carta llena de demandas para los líderes mundiales y de la Unión Europea, coescrita con otros jóvenes activistas climáticos. Mañana se reunirá con la canciller alemana, Angela Merkel, para entregarle la carta y poner sobre la mesa un tema actualmente olvidado, la emergencia climática. Alemania ocupa la presidencia del consejo europeo y tiene que impulsar la actuación de Europa, que junto al Reino Unido son culpables del 22% de las emisiones globales acumuladas a lo largo de la historia.

Algunas de las demandas que incluye la carta de Greta son: detener las inversiones y subsidios en combustibles fósiles, penalizar el ecocidio (destrucción masiva e intencionada del medio ambiente de un territorio determinado) y dirigir los presupuestos vinculados al carbono a mejorar la ciencia. 

La crisis climática nunca ha sido tratada como una crisis, muchas personas todavía niegan las evidencias científicas propias del cambio climático. "Podemos tener tantas reuniones y conferencias sobre el clima como queramos, pero no conducirán a cambios suficientes, porque la voluntad de actuar y el nivel de conciencia necesario todavía no están a la vista" aclara Greta junto a sus compañeros activistas.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias #CienciayTecnología