Publicado por Equipo #PorElClima el Viernes, 20 Noviembre 2020

Por primera vez Hostelería #PorElClima reúne en un proyecto prionero al sector de la hostelería para poner en práctica el cálculo de la huella de carbono.

Hostelería #PorElClima pone en marcha un programa piloto para involucrar en mayor medida al sector de la hostelería en la acción frente al cambio climático y avanzar en el compromiso con la sostenibilidad.

El cálculo de la huella de carbono

Este proyecto trata de facilitar la medición de la huella de carbono a los bares interesados y, a partir del cálculo, de diseñar un plan de reducción y compensación de las emisiones acorde a la actividad de cada establecimiento.

Para el cálculo de las emisiones de gases de efecto invernadero se han tenido en cuenta tanto las emisiones directas generadas por el propio establecimiento (alcance 1) como las indirectas, asociadas con la producción de energía consumida u otras actividades que no puede controlar directamente el establecimiento (alcance 2 y 3). El cálculo se ha hecho a través del Programa de Huella de Carbono de CeroCO2  y siguiendo los siguientes parámetros de medición de las emisiones: 

El Plan de Reducción de emisiones

Gracias a la puesta en marcha de este programa de cálculo de la huella de carbono, los bares saben en qué pueden mejorar para ser más eficientes y reducir sus emisiones y sus costes económicos.

El impacto total de las emisiones generadas por los 17 establecimientos en 2019 fue de 770,6 toneladas de CO2. La primera fuente de emisiones con el 60% del impacto total generado corresponde al consumo eléctrico y la segunda fuente con un 27% del total corresponde al consumo de combustibles fósiles.

Muchos de los establecimientos participantes harán uso próximamente de energía procedente de fuentes 100% renovables.

La compensación de las emisiones

Además, se ha realizado la compensación de las emisiones que no pueden ser mitigadas por el establecimiento, con la aportación voluntaria de una cantidad económica y proporcional a las toneladas de CO2 emitidas a proyectos que actúan como sumideros de carbono. La compensación ha sido asumida por Coca-Cola y gestionada por ECODES mediante el Mercado Voluntario de Carbono. En este caso, se ha destinado al proyecto de Madre de Dios en la Amazonía (Perú) para la conservación y la protección de la selva, y la promoción de beneficios para las comunidades locales.

El reconocimiento

A los 17 bares que han formado parte de este proyecto piloto se les hace entrega de un distintivo personalizado con el nombre de su establecimiento. Un reconocimiento que podrán mostrar a sus clientes en su local para dar visibilidad a su compromiso con la sostenibilidad y la acción climática:

Más información:

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias