Historia #PorElClima

Publicado por filcofa@gmail.com el Martes, 15 Enero 2019
Historia clasificada en: Historias
Seremos generadores de un cambio de pensamiento y acción para que las personas puedan vivir mejor en el campo. Todos los procesos y proyectos realizados en la transformación de nuestro entorno, los multiplicaremos en talleres, cursos y seminarios.

Nuestra historia comenzó hace ya 5 años cuando la crisis económica era más latente. En el proceso de buscar un nuevo lugar en donde vivir, nos encontramos con el que hoy es nuestro lugar de vivienda permanente y al que hemos llamado Cal Macondo.

Es un terreno de 540 metros cuadrados con una nave y una pequeña construcción en un segundo nivel de 36 metros y en pleno campo al final de nuestro pueblo. Hasta antes de llegar nosotros, estaba habitada por un abuelo llamado Joan, quien sufría del Síndrome de Diógenes (acumulación de basura); el había convertido este lugar en un verdadero vertedero, destruyendo lo suyo, el entorno y afectando el medio ambiente.

Abandonado el lugar después de su muerte, nos porpusimos recuperar el espacio y nos dimos a la tarea de limpiar, quemar, sacar y clasificar todo aquello que se encontraba allí desde hacia una decadá o más. Fueron 3 meses intensos en los que retiramos (motores de coches, motos, lavadoras, televisores, miles de periódicos y libros), es decir, todo lo inimaginables que puedes encontrar en un vertedero.

Para recuperar la tierra desenterramos miles de botellas de vidrio, sanitarios, hierros, plasticos.....y comenzamos a removerla para airearla, descontaminarla y así poder convertirar meses después en un pequeño huerto y disfrutar de un hermoso jardín. En mitad del camino emprendido y por la crisis que pasábamos, visualizamos una posibilidad de vivir allí y seguir ejerciendo un permanente cambio y aprendizaje de lo que es vivir en el campo y aprovechar todo su potencial.

Hoy después de 5 años hemos recueprado parte de la tierra y desde hace 4 realizamos cultivos rotativos de productos como (cebolla, tomates varios, lechugas varias, puerros, cilantro, calabacín y acelgas), los cuales nos sirven para el autoconsumo o intercambio por otros que sean cultivados por vecinos del pueblo.

También contamos con 2 compostadores en los que vertimos nuestros desechos orgánicos que luego de concluir el proceso necesario, son mezclados con la tierra de los bancales donde sembramos nuestros productos y en los que no utilizamos ningún tipo de sustancia química.

El impacto y gasto de agua es muy elevado cuando se habla de mantener cualquier cultivo, por eso creamos una recogida de aguas lluvias mediante bidones reciclados que tenemos ubicados en las diferentes caídas de agua del techo de la casa, que además están adaptadas para que llegen allí directamente y así aprovechar el 100% en todo lo sembrado.

También era vital cambiar el entorno y el impacto visual del lugar, que afectaba tanto a nosotros como a todos aquellos que paseaban por allí; ya que hacemos parte de un itinerario circular familiar. Nos dimos a la tarea de sembrar 5 arboles frutales y marcar un jardín de más de 30 metros que cada primavera llena nuestro espacio de color y alegría. También reciclamos sillas y mesas de madera que las convertimos en portadores de macetas para más y más flores de todos los colores (prometo publicra fotos de la próxima primavera).

Fuimos convirtiendo nuestro espacio en un lugar de uso, reúso y reciclaje de muchas cosas, cosas con las cuales realizamos otros objetos que hoy decoran parte de nuestro espacio hogar. Además realizamos pequeños trabajos que vendemos en alguna feria a la que vamo, o sencillamente nos sirven para hacer regalos muy originales a nuestra familia y amigos.

Somos concientes del cambio climatico, por eso reciclamos y clasificamos todo lo que consumimos responsablemente para que sea eliminado y transformado de la mejor manera posible.

Por todo esto, nacido de la autogestión, la sostenibilidad y el haber aprendido durante la transformación y rehabilitación de Cal Macondo, además de la constante motivación por parte de algunos miembros cercarnos a nuestro entorno, nos ha llevado a querer multiplicar y ampliar este proyecto de vida en el puedan participar otra personas, que al igual que nosotros desean generar cambios profundos en su vida, ayudando y contribuyendo en la defensa del mundo en el que vivimos.

Por esto Cal Macondo se ha convertido en una iniciativa en la que desean participar 6 familias venidas de diferentes ámbitos profesionales, sociales y económicos, que buscan unir esfuerzos sin importar el lugar rural donde nos instalemos. Nuestro deseo es ejercer una transformación en pro del medio ambiente y nuestras vidas, mitigando el daño que ejercemos sobre la naturaleza, el medio ambiente y por ende el cambio climatico.