Publicado por Grupo Lobe el Jueves, 14 Noviembre 2019

Promoción, diseño, comercialización y construcción de viviendas de consumo de energía casi nulo. Gracias a un proceso de industrialización Grupo Lobe certifica todas sus viviendas con la calificación energética más exigente del sector de la construcción a nivel mundial: la certificación Passivhaus.

La compañía tiene el proyecto de edificación sostenible más importante de España. El ambicioso plan prevé construir y certificar bajo el estándar Passivhaus unas 1.800 viviendas (libres y protegidas) hasta 2022. Se anticipa así a las exigencias normativas que la directiva europea 2010/31 relativa a la eficiencia energética en edificios pretende imponer con el edificio de consumo casi nulo o nearly zero energy building (nZEB) y que entrará en vigor para los edificios que se construyan en la UE a partir del 31 de diciembre de 2020.

Este reto implica una gran transformación tanto en la fase de diseño de los proyectos como en la fase de ejecución de obra, lo que ha supuesto crear un Área específica de Sostenibilidad y Eficiencia energética. Esta área se responsabiliza tanto del diseño energético del edificio como del control en fase de construcción que permiten garantizar, mediante una certificación oficial, el buen comportamiento energético de los edificios.

Un hito importante y catalizador de todo este esfuerzo ha sido la certificación Passivhaus de Residencial Scenia II, logrado en diciembre de 2017. Este edificio, ubicado en Zaragoza, es el primer residencial de viviendas en altura en recibir este certificado en la comunidad autónoma de Aragón y el segundo en España. Este proyecto además recibió la mención directa del Instituto Alemán Passivhaus en la conferencia internacional de Munich como uno de los 5 proyectos más relevantes a nivel mundial construidos bajo este estándar.

Es relevante también la selección de Basa de la Mora como caso de estudio de arquitectura multifamiliar Passivhaus en clima cálido en la 23 Conferencia Internacional Passivhaus 2019, celebrada en Gaobeidian, China.

Hay un impacto positivo a destacar que la edificación sostenible de Lobe tiene sobre la atmósfera: la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero en fase de uso. Las viviendas que construirá hasta 2022 suponen 160.000 m2 de superficie útil, esto significa que, se dejará de emitir 61.214 toneladas de CO2 a la atmósfera al año, equivalente a la absorción de CO2 de 122.436 árboles. Esta cantidad de árboles corresponde a los plantados en una superficie cuyo tamaño sería tres veces la de Central Park.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias