Historia #PorElClima

Publicado por HALM Straws el Jueves, 12 Marzo 2020

A las puertas de la prohibición del plásticos de un solo uso de la UE y en medio de la crisis climática, el vidrio se revela como una alternativa a las pajitas de plástico sostenible y elegante.

El vidrio como alternativa a las pajitas de plástico

Con tu café helado para llevar, con un tinto de verano, en el gin-tonic del sábado noche, en una fiesta de cumpleaños... Tan solo en la Unión Europea se consumen 36 mil millones de pajitas de plástico al año. Si pusiéramos en fila todas las pajitas utilizadas en un año en restaurantes de comida rápida de la UE, ¡podríamos cubrir la distancia entre la Tierra y la Luna 20 veces! En España, concretamente, el consumo se sitúa en torno a 100 pajitas por persona al año. Somos casi 47 milllones de españoles. Echad cuentas.

La Unión Europea ya ha reconocido el problema medioambiental que constituyen las pajitas de plástico: en 2021 entra en vigor el reglamento de la UE sobre plásticos desechables, que prohíbe, entre otros, el uso de pajitas de plástico. Por ello mismo, muchos restauradores se hayan ya en la búsqueda de la mejor alternativa al plástico. Vidrio, papel, bambú, metal, hueso de aguacate... Las opciones son variadas.

HALM nació en 2016 en Berlín con la idea de ofrecer una alternativa al plástico sostenible y duradera. Basados en la filosofía zero waste o cero residuos, centramos nuestro foco fundamentalmente en las alternativas reutilizables. Las pajitas reutilizables están disponibles en todo tipo de materiales. En nuestra búsqueda de la mejor alternativa a las pajitas de plástico, realizamos una comparativa de todas las posibilidades y, después de una profunda investigación, nos decidimos por el vidrio.

Nuestra elección del vidrio como material alternativo al plástico se debe a innumerables motivos. El vidrio es la única opción reutilizable disponible que es realmente insípida, ayudando a mantener el 100% del sabor de las bebidas. Además, es la opción más higiénica, ya que el vidrio permite lavarse a alta temperatura en un lavavajillas, así como las pajitas HALM. La utilización de materiales porosos para la fabricación de pajitas para beber dificulta la tarea de limpieza, al contrario que el cristal, por su superficie totalmente lisa. La transparencia del cristal permite comprobar a golpe de vista el interior de la pajita y, por tanto, su grado de limpieza, algo que para los clientes de bares y restaurantes resulta fundamental. ¡A nadie le gusta beber de menaje que no está reluciente!

Os estaréis preguntando, como todo el mundo hace, qué pasaría si la pajita se rompiese mientras alguien está bebiendo. ¿Es peligrosa? ¿Es apta para niños? Si se rompe, ¿puede dejar restos de vidrio en la bebida? Pues "no", "sí" y "no" son las respuestas. El vidrio como alternativa para beber no es peligroso y, por tanto, apto para niños. Al fin y al cabo, todos bebemos de vasos de vidrio, ¿verdad? Las pajitas HALM (¡no todas las pajitas de vidrio del mercado!) están hechas con un vidrio super resistente que la convierte en un producto todoterreno. Además, por el tipo de material, la pajita no se astilla por los bordes, por lo que resulta totalmente seguro beber con ella.

¿Convencido? Muchos restauradores y hosteleros ya lo están. Anímate a probar las pajitas de vidrio para sustituir el plástico con una alternativa reutilizable y 100% reciclable. Como decimos en HALM, less waste, more taste! (¡Menos residuos, más sabor!)

Historia clasificada en: Historias