Calcular y reducir la huella de carbono derivan en beneficios directos para los establecimientos, como la reducción de costes, una mejor comprensión de los riesgos del cambio climático y una mejor imagen derivada del compromiso con la sostenibilidad. 

A través del ejercicio del cálculo de la huella de carbono se identifican todas las fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero y se obtiene el dato global de impacto de la actividad que se realiza. Existen diversas herramientas gratuitas y de acceso libre, busca la que más se acomode a tus necesidades. En la web de la Oficina Española de Cambio Climático tienes un modelo, y también en CeroCO2.

Al calcular la cifra de emisiones se pueden identificar medidas concretas para reducirlas. Hay que tener en cuenta que las actuaciones para reducir la huella de carbono pueden generar ahorros de alrededor del 20% de los costes energéticos de un establecimiento.

Ten en cuenta las acciones propuestas en los apartados de energía, agua, movilidad, consumo de productos y residuos y reciclaje de la web, actúa #PorElClima.