Toolbox #PorElClima

En el mercado se pueden encontrar sensores de luz que detectan automáticamente su intensidad y desconectan los sistemas de iluminación si hay suficiente luz natural permitiendo ahorros de energía de hasta un 70%. 

Estos sistemas se basan en la instalación de una serie de fotocélulas que se utilizan para apagar la iluminación cuando la luz natural es suficiente, y también, cuando las luminarias disponen de balastos electrónicos regulables, para ajustar la intensidad de las lámparas en función de la luz diurna disponible. Es de aplicación tanto a la iluminación interior como la exterior.

luz2

Además de proporcionar un control total de la luz natural y artificial, permiten a los propietarios de bares/restaurantes ahorrar energía y reducir costes, a la vez que maximizan el confort de sus huéspedes.


Los sistemas de control y regulación de luz natural se pueden integrar en un sistema de gestión centralizado que permita controlar todos los elementos e incrementar así la eficiencia energética.