El aire acondicionado supone, de media, el 1 % del consumo eléctrico de los hogares españoles. El aire acondicionado es uno de los equipamientos que más rápidamente está creciendo en el sector doméstico (alrededor del 50 % en los últimos años). Esta cuestión genera, por ejemplo, que en numerosas zonas de Andalucía y Cataluña la punta de demanda eléctrica se haya desplazado del invierno al verano por la utilización de los sistemas de refrigeración domésticos.

Ten en cuenta algunos consejos prácticos para mejorar la eficiencia de la refrigeración en tu establecimiento:

  • Se puede conseguir la reducción del consumo de energía, superior al 30 %, instalando toldos en las ventanas donde más da el sol, evitando la entrada de aire caliente en el interior del inmueble y aislando adecuadamente muros y techos. A la hora de adquirir un aparato de aire acondicionado hay que tener en cuenta las recomendaciones de los profesionales del sector para evitar sistemas sobredimensionados.
  • La temperatura de confort en verano se estima entorno a los 26 °C por lo que se debe ajustar el termostato del aire acondicionado a la misma.
  • Cuando se enciende el aire acondicionado no se debe ajustar el termostato a una temperatura más baja de lo normal. Esta acción no enfriará la casa más rápido y el proceso de enfriamiento podría resultar excesivo y, por tanto, un gasto innecesario.
  • En verano es necesario ventilar el espacio cuando el aire de la calle sea más fresco (primeras horas de la mañana y durante la noche).
  • Un ventilador, preferentemente de techo, puede ser suficiente para mantener un adecuado confort en algunas zonas.
  • Es importante colocar los aparatos de refrigeración de tal modo que no les afecte el sol directamente o, en su caso, lo menos posible y haya una buena circulación de aire. En el caso de que las unidades condensadoras estén ubicadas en un tejado es conveniente cubrirlas con un sistema de ensombramiento.
  • Los colores claros en techos y paredes exteriores reflejan la radiación solar y, por tanto, evitan el calentamiento de los espacios interiores.