Toolbox #PorElClima

Reciclar una bombilla usada evita la emisión de 10 kilos de CO2 . Y   el establecimientos de restauración se utilizan diferentes tipos de luminarias que podemos separar y reciclar utilizando los contenedores específicos:

  • Tubos fluorescentes.
  • Bombillas de bajo consumo.
  • Bombilas halógenas.
  • Bombillas incandescentes (convencionales).
  • Bombillas incandescentes reflectoras.
  • LEDS retrofit.
  • También se pueden reciclar luminarias, rótulos luminosos y luminarias de emergencia.

Estos productos están compuestos por materiales que se pueden recuperar y reciclar (94% de cristal, 5% de metales y plásticos y 1% de polvo de fósforo). Además, las lámparas poseen en su interior pequeñas cantidades de mercurio que se tienen que controlar para evitar su emisión.

bombillas

En España hay dos Sistemas Integrados de Gestión (SIG) que se encargan de recoger estos residuos y trasladarlos a las plantas de tratamiento donde realizan el desguace y recuperación de algunos de sus componentes: Ambilamp y Ecolum. Hay tres tipos de puntos de recogida de lámparas usadas:

  • DISTRIBUIDORES ELECTRICOS: para profesionales de la iluminación.
  • COMERCIOS Y OTROS PUNTOS DE VENTA: para usuarios domésticos.
  • PUNTOS LIMPIOS: condiciones variables según la administración que los gestione.

Busca tu  punto de recogida  más cercano y recicla tus lámparas.

Los beneficios ambientales y económicos del reciclaje de dichos residuos son variados. Sus materiales son muy escasos como materia prima y se evita así la sobreexplotación de recursos naturales. Su recuperación impide además un importante impacto ambiental. La fabricación de productos de aluminio, plástico y vidrio a partir de materias primas nuevas consumen más energía que la fabricación de aparatos a partir de los mismos materiales reciclados. Por este motivo, la reducción de emisiones de CO2 generada por el reciclaje del vidrio obtenido a partir de las lámparas recogidas por Ambilamp equivalen a (datos de 2008):

  • Las emisiones ocasionadas por la circulación de 45.600 turismos en España durante un año o las emisiones de un coche que diera la vuelta al mundo 27.500 veces.
  • Las emisiones derivadas del consumo energético de un hogar español durante más de 66.000 años.