Toolbox #PorElClima

A la hora de comprar electrodomésticos es importante elegir los mas eficientes.


Invertir en aparatos de categoría superior puede suponer un ahorro para el usuario final de 2.940 litros en el caso de los lavavajillas, según la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE).


Además de los usos de agua realizados directamente por el cliente, existen otros puntos de agua sobre los que es fácil actuar y obtener resultados positivos. Cualquier mínima mejora realizada en la instalación de cocina y cafetería, que son los sitios donde se suele realizar un uso intenso de agua durante gran cantidad de horas al día, se va a traducir en una importante reducción en el consumo.


Aquí se exponen algunas recomendaciones a adoptar sobre los electrodomésticos que consumen agua:

  • Lavavajillas. Se recomienda instalar equipos de lavado específicos para el tipo de actividad. En la elección de un lavavajillas hay que fijarse en el volumen de agua necesario por ciclo de limpieza y en el número de comidas a servir.
  • Cafeteras. Tienen el mayor gasto de agua, representando 2/3 del gasto total. En las cafeteras se encuentra el gasto de agua destinada a calentar la parte donde se coloca el café molido, por lo que podemos decir que para preparar una taza de café, gastamos el volumen de agua de tres tazas.
    Para mejorar la eficiencia de las cafeteras, existen las que disponen de un sistema de recirculación de agua, denominado erogación continua, que ahorra unos 100 ml de agua por café.
    Si estipulamos que se sirve una media de entre 200 y 300 cafés por día, el ahorro mensual supera los 750 litros de agua, lo que se manifestaría también en un ahorro económico.

  • Máquinas de hielo. Las máquinas productoras de hielo pueden ser unas grandes consumidoras de agua. Su consumo no proviene del agua destinada a la fabricación del cubito, sino de la forma en cómo se enfría el agua que los produce. Este hecho conlleva la pérdida de grandes cantidades de agua por el desagüe, sobre todo si tenemos en cuenta que estas maquinas trabajan incluso cuando el establecimiento está cerrado.
    Para mejorar la eficiencia de las maquinas productoras de hielo, lo ideal sería cambiar el sistema de refrigeración, sustituir el que utiliza agua por un sistema que utilice aire. Un sistema por agua, como ya se ha descrito anteriormente, produce un consumo elevado de agua, mientras que un sistema de refrigeración por aire usa mucha menos cantidad de agua lo que conlleva un menor impacto sobre el medio ambiente.