Utilizando los sistemas de doble descarga en los inodoros se puede ahorrar hasta un 60% de agua.