Publicado por Jorge Baonza Díaz el Martes, 24 Abril 2018

Proyecto para evaluar como el cambio climático ya ha afectado a los hábitats naturales. En este caso se trata de evaluar en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama si el cambio climático ha provocado un cambio en la composición florística.

El cambio climático y la composición florística de los hábitats: ¿ha habido ya cambios en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama

Proyecto de investigación presentado por SEBiCoP con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), y del Centro de Investigación, Seguimiento y Evaluación del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama de la Comunidad de Madrid

El proyecto se enmarca en el tratamiento científico de los riesgos e impactos del cambio climático en las comunidades naturales, junto con su seguimiento, mejorando el conocimiento de los componentes y la evaluación de su estado de conservación. La propuesta propone detectar el cambio producido en los principales hábitats de la Sierra de Guadarrama mediante el estudio de la variación en la composición florística de las comunidades vegetales. Se pretende aprovechar el valor indicador de las plantas vasculares de la variación climática (recordemos que los pisos de vegetación se definen por la variación de las comunidades vegetales) y tal vez de otros fenómenos asociados al cambio global como la creciente nitrificación de los ecosistemas. Además, se aprovecharían inventarios de vegetación previos, realizados hace entre 60-20 años, para replicarlos en la actualidad y evaluar el cambio en su composición florística.

Esta aproximación al fenómeno del cambio global contaría con la ventaja de obtener resultados desde el primer año del proyecto, frente a otro tipo de propuestas, como la instalación de parcelas para su seguimiento futuro, que requiere de financiación a largo plazo y hace incierta su viabilidad. Por contra, se enfrenta a la mayor dificultad de interpretación de las posibles variaciones en la composición de las comunidades y a las limitaciones temporales del proyecto, a finalizar los trabajos de campo en junio de 2018. De la revisión efectuada desde el inicio del proyecto (diciembre de 2017) se ha seleccionado evaluar el cambio en la composición florística de los robledales de Quercus pyrenaica. Son estos los principales bosques de la Sierra de Guadarrama, propios del piso medio (suprasubmediterráneo) o de los bosques planocaducifolios, propio de las montañas silíceas del occidente del Mediterráneo y hábitat de interés comunitario. 

Como proyecto piloto se ha planteado realizarlo en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, donde es complementario de la Red de seguimiento (climático) del cambio global en la red de Parques Nacionales y el proyecto Gloria, de seguimiento de las comunidades de cumbre. Se mejora así la interpretación y alcance de los resultados recíprocamente, redundando en un mejor conocimiento de los sistemas naturales que contiene el propio Parque Nacional, así como de su evolución en las últimas décadas.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias