Publicado por LAURA FILIU PASTOR el Domingo, 02 Febrero 2020
Podemos cuidar el planeta y nuestros dientes y encías. Hay muchas opciones de "kit de salud bucodental" sostenible. Además, las clínicas dentales se están sumando a la lucha contra el cambio climático.
Salud bucodental sostenible

Procuro, como muchos otros por aquí, incorporar a mi vida costumbres respetuosas con el medio ambiente para contribuir en todo lo posible en la lucha para frenar el cambio climático. Por ello cuando visitaba al dentista para mis revisiones, a las que acudo puntualmente, no podía dejar de pensar en el impacto ambiental que estaba causando, en la cantidad de plástico que estaba generando la clínica, y por lo tanto mi visita (los vasitos para enjuagar, los recambios de los aparatos, los protectores desechables de la ropa de los pacientes, etcétera) Me ponía a pensar en eso, en el papel, en la energía, en el agua, pero también en mis dientes y seguía con mis revisiones. Sin embargo hace poco descubrí que estaban abriendo en mi ciudad una clínica dental sostenible, donde son respetuosos con el medioambiente al 100%, y quería compartir con vosotros este "hallazgo". Sin duda alguna realizaré allí mis próximas revisiones.


Mi granito de arena en este tema en cuanto a salud bucodental desde hace mucho tiempo es el cepillado en casa. Utilizo cepillos de dientes biodegradables, fabricados con materiales ecológicos. Ya que se aconseja cambiar el cepillo cada tres meses, más o menos, este gesto tiene a la larga un impacto positivo en el medio ambiente. Podéis encontrar en las tiendas online varias marcas.
Respecto a la pasta de dientes, tras hablar con mi dentista, he optado por hacerla yo misma. Así evito generar envases de plástico, ya que no he encontrado una pasta de dientes que se comercialice envasada de otra manera. Por supuesto hay que renunciar a la espuma...pero el planeta lo merece. Antes de lanzarme a esta aventura bucodental investigué por mi cuenta y hablé con varios dentistas y llegué a algunas conclusiones

  • el cepillado es lo fundamental, no la pasta de dientes
  • el bicarbonato no daña los dientes, muchos dentífricos comerciales lo incorporan
  • el fluor no es fundamental en un dentífrico, al menos si no perteneces a una población de riesgo respecto a la caries.

Mi receta es la siguiente, aunque por internet hay muchas: 2 cucharadas de aceite de coco orgánico , 1 cucharada de bicarbonato de sodio y unas quince gotas de aceite esencial de menta. Solo hay que removerlo todo y guardarlo en un tarrito de cristal. Hay que tener en cuenta que no va a hacer espuma y que podríais encontrarla un poco salada. Dejadla a temperatura ambiente.

Para completar el kit de lavado de dientes también elaboro mi propio colutorio, con una cucharada sopera de tomillo orgánico, un vaso de agua, una cucharadita de bicarbonato, una cucharadita de sal y unas gotas de aceite esencial de eucalipto o menta. Solo hay que hervir el agua y el tomillo, añadir el bicarbonato y la sal, dejar enfriar y colarlo. Entonces se añaden las gotas del aceite esencial. Luego lo guardo en un bote de cristal en la nevera y voy sacando pequeñas cantidades para que no esté tan frio ;-)

Si estais buscando una nueva alternativa de salud bucodental, para evitar el uso de plástico y ayudar a la sostenibilidad del planeta, espero haberos ayudado.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias