Publicado por LAURA FILIU PASTOR el Domingo, 10 Mayo 2020
La crisis sanitaria que vivimos no nos puede hacer bajar la guardia en la lucha contra en cambio climático. El hogar de la Humanidad sigue en peligro. Es nuestra responsabilidad para con las futuras generaciones cuidarlo.
Necesitamos un mundo al que volver

El planeta es el gran olvidado en estos tiempos de pandemia. El grave problema del cambio climático parece haber pasado a segundo término, como si los líderes mundiales no recordaran que debe haber un mundo al que volver. Pero es necesario que sigamos alerta, trabajando juntos.

El pasado 8 de mayo, los expertos del Panel Intergubernamental del Cambio Climático publicaron un estudio en cuyas conclusiones avisaban de que el nivel de los océanos podría aumentar casi un metro y medio para fines de siglo si las temperaturas siguen subiendo. Señalaban además, que en este estado de cosas en el año 2300 el aumento del nivel del mar podría incluso superar los cinco metros si no conseguimos frenar la desaparición de las capas de hielo en el Ártico y Groenlandia. Una muestra de la emergencia climática que vivimos es que este mismo año Australia ha registrado temperaturas que estaban pronosticadas para 2050 y que se ha comprobado que el calentamiento global empuja a los osos polares en el Ártico ruso al canibalismo. 

Recordemos que la ONU -IPCC- estimó en un informe publicado el pasado mes de septiembre que los océanos podrían aumentar 50 cm para 2.100 en en el mejor de los casos y 84 cm en el peor. Aunque estas suposiciones ya fueron en su día tachadas de conservadoras por muchos expertos en el tema, el informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático pone de manifiesto que los datos no son tan optimistas y que la emergencia climática debe seguir siendo una prioridad para los Gobiernos del planeta.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias