Publicado por Mercadona el Jueves, 14 Noviembre 2019

En Mercadona se esfuerzan día a día por cuidar el medio ambiente. Les preocupa la producción de residuos de alimentos y sus emisiones de efecto invernadero.

Como consecuencia de la actividad de sus tiendas, algunos productos sufren daños en el proceso de distribución que los convierten en no aptos para la venta, o bien no se venden en la fecha prescrita. La empresa ha desarrollado iniciativas de prevención y herramientas para que las tiendas ajusten bien los pedidos y extremen el cuidado en la manipulación de los productos, evitando daños y sobrestocks que puedan derivar en residuos.

Dentro de estas estrategias destaca la de "Pedir lo que se va a vender. Ni más ni menos". Desde Mercadona se diseñó la herramienta "pedido Pr-PSV", con la que los gerentes de la tienda ven en tiempo real la venta de cada código, comparándolo con el compromiso de venta. La herramienta muestra los productos que llevan más tiempo en tienda, y un sistema de alertas avisa de los códigos que pueden ponerse en liquidación, y si ven que falta o sobra género, se introduce la información (y la causa) para futuras referencias. Así, se realizan pedidos planificados al contar con un histórico de venta. Además, las tiendas y los almacenes están conectados por radiofrecuencia para saber la venta real de cada día y ajustar mejor los pedidos.

Otras iniciativas para intentar disminuir el desperdicio alimentario son:

  • Aprovechar toda la producción agrícola y ganadera de sus proveedores, y buscar sinergias de modo que los alimentos no aptos para venta puedan ser aprovechados (por ejemplo, naranjas de pequeño calibre para elaborar zumo recién exprimido en las tiendas).
  • Evitar el deterioro del producto cuidando el envasado, el transporte y la cadena de frío.
  • Garantizar máxima frescura y vida útil al cliente y optimizar todos sus procesos para que el producto llegue al consumidor lo antes posible, para que disponga del máximo tiempo posible para consumir los productos.

Gracias a todas estas iniciativas la generación de residuos se ha reducido notablemente. Si tras aplicar todas estas estrategias aún existen productos al cierre de la tienda aptos para el consumo, pero no para la venta, en Mercadona procede a la donación diaria de alimentos a comedores sociales y bancos de alimentos. En 2018, se han donado diariamente productos a 170 comedores sociales de proximidad de diferentes localidades de España.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias