Historia #PorElClima

Publicado por Oscar Simon Rodriguez Parisca el Miércoles, 09 Enero 2019
Una forma alternativa y eficiente para la depuración de aguas residuales son los humedales artificiales, que mediante plantas como las macrófitas y sin insumos energéticos fósiles se logra regenerar el agua y además se aprovecha la biomasa cosechada
Aprovechamiento de la biomasa y el desarrollo de humedales artificiales

Una forma alternativa y eficiente para la depuración de aguas residuales son los humedales artificiales, que mediante plantas como las macrófitas (juncos, eneas, cañas, papiros) y sin insumos energéticos fósiles se logra regenerar el agua y además se pueden aprovechar con diferentes fines (material de construcción, bioenergía, elaboración de artesanías, acolchados para cultivos, producción de biofertilizantes, etc.) las partes cosechadas de las plantas utilizadas.

Según las Naciones Unidas la nueva revolución agrícola debe enfocarse en una intensificación sostenible (prácticas con pocos insumos externos, pocas emisiones y desechos) y en la diversificación de cultivos y resiliencia al cambio climático. Nuevas biotecnologías ?verdes? pueden llevar a cabo un rol invaluable al permitir a los agricultores adaptarse al cambio climático, mejorar la resistencia a plagas, restaurar la fertilidad y contribuir a la diversificación de las economías rurales.

Los humedales artificiales conforman una solución basada en la naturaleza para la depuración de aguas y evitar el vertido de lixiviados provenientes de cultivos desarrollados de forma intensiva (invernaderos, viveros, huertos) que justamente requiere de pocos insumos externos, produce pocas emisiones y desechos.

Un emprendimiento como biohumedales se propone divulgar, asesorar y acompañar en el diseño, construcción, operación y aprovechamiento de las partes cosechadas, solucionando problemas ambientales locales y generando una fuente de empleo y de productos para uso local que deben redundar en mejoras a las comunidades, especialmente de las zonas rurales.