Historia #PorElClima

Publicado por Oscar Simon Rodriguez Parisca el Martes, 22 Enero 2019

Las prácticas de conservación de suelos y agua, las tradicionales y las más innovadoras (agricultura de precisión, automatización y digitalización) nos asisten en la adaptación al cambio climático pero son por si mismas una mejora a los agrosistemas

Sin arrepentimientos, las prácticas de conservación nos ayudan en la adaptación al cambio climático

Las prácticas de conservación de suelos y agua, las tradicionales y las más innovadoras (agricultura de precisión, automatización y digitalización) nos asisten en la adaptación al cambio climático pero son por si mismas una mejora a los agrosistemas. Pongamos por ejemplo, aquellas prácticas dirigidas al mejoramiento del suelo como incrementar los niveles de materia orgánica. Con esa medida se logra mejorar la fertilidad del suelo, aumentar el almacenamiento de agua, mejorar la estructura, y por tanto mejorar la relación escurrimiento/infiltración y también se almacena carbono que deja de liberarse a la atmósfea constituyendo uno de los llamados sumideros. Con respecto a las relaciones escurrimiento/infiltración también contribuyen prácticas dirigidas exclusivamente a manejar dicha relación como sistemas de labranza, canales de absorción y drenaje, terrazas, entre otras, que en situaciones normales deben ser atendidas para evitar excesos o déficits de agua, pero que bajo escenarios de cambio climático son indispensables para evitar las situaciones extremas que se puedan presentar como lluvias torrenciales (más intensas y concentradas), sequías extremas (más frecuentes y prolongadas), por lo que su aplicación debe ser promovida, aún en ausencia de cambio climático. Sistemas de riego más eficientes y asistidos por las nuevas tecnologías ya están beneficiando grandemente a los agricultores en el manejo de sus agrosistemas pero serán imperativos en situaciones extremas y más demandantes en climas más extremos y condiciones de sequías más severas. Los recursos asociados a los suelos y el agua como las reservas naturales y la biodiversidad dentro de los agrosistemas serán también vitales en incrementar la resiliencia de los mismos ante los cambios que se estiman van a ocurrir a pesar de todas las medidas de mitigación en marcha y previsibles. Adaptarnos ha sido parte de la evolución como civilización, y también de supervivencia, nuestro futuro está amenazado, de nosotros depende que tomemos las medidas más idóneas. De mi libro Conservación de Suelos y Agua. Una premisa del desarrollo sustentable, pueden extraerse algunas ideas sobre las prácticas de conservación que pueden aplicarse en diversas situaciones y en variados agrosistemas. El libro ha sido publicado en Acceso Abierto en el Repositorio Institucional Saber UCV y forma parte de la Colección Estudios del Fondo Editorial Digital CDCH-UCV (Rodríguez, 2018). Disponible en Internet

URL: http://saber.ucv.ve/omp/index.php/editorialucv/catalog/book/11