Historia #PorElClima

Publicado por Pablo Barrenechea el Martes, 11 Diciembre 2018
Historia clasificada en: Historias

No ha sido por culpa del cambio climático pero acabo de vivir el trauma de dejar atrás parte de tu vida. Y no dejo de pensar en el futuro climático de mi hijo y de mis sobrinas y sobrinos.

Dejar la ciudad en la que has nacido

¡Dejar Donosti!

Ha sido la enfermedad combinada con la edad, con los muchos años de mis padres, lo que ha generado este cambio radical. Han tenido que cerrrar página y cambiar de ciudad, cambiar de vida... Me ha tocado acompañarles en el proceso y he comprobado en primera persona el impacto emocional que generaba cada decisión. 

Mientras cerrábamos la casa me acordé de las olas saltando en el Paseo Nuevo (en la esquina de la calle). Y tengo que confesar que me parecio entreñable y me generó una sesación agradable, un recuerdo entrañable, de una foto tradicional de la ciudad. Pero casi de manera simultánea leía en un periodico local noticias sobre un proyecto desarrollado por el Gobierno Vasco, Kostegoki, en el que se hablaba de la exposición de la población a los riesgos del aumento del nivel del mar por el cambio climático en la costa de Euskadi.

La noticia destacaba que los temporales que hubo en Euskadi en 2014 generaron daños económicos por valor de más de 20 millones de euros por culpa, entre otras cosas de las olas de 5 metros que afectaron a la costa. Y continuaba afirmando que en 2050, alcanzar esa cota de 5 metros va a ser mucho más fácil y el riesgo se va a multiplicar por cuatro debido al cambio climático.

La noticia seguía hablando de las playas pero yo solo pensaba en la casa que dejábamos, y si en 2050, será viable vivir en esa zona de Donosti. Como en otras muchas zonas del planeta, el aumento del nivel del mar, puede convertirse en la causa traumática del cambio de hogar.

Siempre pensamos en las pequeñas islas del Pacífico pero también existe el riesgo en Donosti, y en otras tantos lugares costeros de nuestro país. Y 2050 es mañana, mi sobrino más pequeño tendra apenas 35 años... No puedo dejar de pensar en los más jóvenes de mi familia y en la pregunta horrible que nos pueden hacer en el futuro. Si sabíais lo que podía ocurrir ¿por qué no hicisteis todo lo posible?

Más información: