Publicado por Renault el Martes, 22 Mayo 2018
El Grupo Renault y EEM, Empresa de Electricidad de Madeira, productor, transportista y distribuidor de energía en las islas portuguesas de Madeira y Porto Santo, han anunciado el lanzamiento de un ecosistema eléctrico inteligente en la isla de Porto.
VEHÍCULOS ELÉCTRICOS, ALMACENAMIENTO Y RECARGA INTELIGENTE Y REVERSIBLE HARÁN DE PORTO SANTO UNA ISLA INTELIGENTE

Basada en los vehículos eléctricos, las baterías de segunda vida, la recarga inteligente y la recarga reversible, esta primera isla inteli­gente del mundo pretende reforzar la independencia energética de la isla y favorecer su producción de energía renovable. El Grupo Ren­ault, EEM y sus socios trabajan desde principios de este año en este proyecto que se desarrollará en 18 meses.

El proyecto consta de tres apartados. En primer lugar, 20 residentes voluntarios de Porto Santo conducirán 14 ZOE y 6 Kangoo Z.E para un uso diario. Estos vehículos podrán cargarse de forma inteligente gracias a las 40 estaciones de recarga conectadas, privadas o públi­cas instaladas por EEM y Renault en la isla.

De aquí a fin de año, algunos vehículos llegarán aún más lejos en su interacción con la red y serán capaces de devolver electricidad durante los picos de consumo. Además de cargarse de forma inte­ligente, los vehículos eléctricos podrán de este modo servir como unidades de almacenamiento temporal de energía.

La recarga inteligente modula la recarga del vehículo en función de las necesidades del usuario y de la oferta de electricidad dispo­nible en la red. La recarga se efectúa al máximo cuando la oferta de electricidad es mayor que las necesidades, sobre todo durante los picos de producción de las energías renovables. La recarga se interrumpe cuando la de­manda de electricidad es superior a la oferta dentro de la red. Así pues, la red eléctrica optimiza el sumi­nistro de energía renovable local.

Incluso después de su vida en el automóvil, las baterías de los vehículos eléctricos conservan una importante capacidad de almacenamiento. Renault puede reutilizarlas en en­tornos menos exigentes, como por ejemplo el al­macenamiento de energía estacionaria. Con esta se­gunda vida de las baterías, Renault es ahora capaz de responder a todo el abanico de necesidades de almacenamiento de energía: desde la casa individual a los edificios oficinas, factorías, colegios y bloques de apartamentos, e incluso los puntos de carga de vehí­culos eléctricos.

En el proyecto de isla inteligente de Porto Santo, las baterías de se­gunda vida procedentes de los vehículos eléctricos Renault sirven para almacenar la energía intermitente producida por las plantas solares y parques eólicos de la isla. Esta energía, que se almacena nada más producirla, se inyecta en la red para cubrir necesidades locales. Una parte de estas baterías proceden de la isla de Madei­ra. De este modo y por primera vez, el Grupo Renault demuestra que es capaz de reutilizar sus baterías de segunda vida en un eco­sistema local.

Proyecto Smart Fossil Free Island

El ambicioso proyecto Porto Santo Sustentável - Smart Fossil Free Island, pretende aumentar la contribución actual de la energía renovable del 15% al 30%, con más energía solar fotovoltaica y energía eólica en la producción de electrici­dad. Involucra a autoridades locales y regionales, así como a otras otras tecnologías como el almacenamiento de ener­gía, la tecnología de vehículos eléctricos V2G (Vehicle to Grid), la iluminación con LED, la tele­gestión, la construcción soste­nible, la eficiencia energética y las redes inteligentes.

La potencia renovable proyec­tada es de 1.320 kW eólicos, con dos aerogeneradores de 660 kW, en realidad se trata de una repotenciación de una instala­ción de 2x225 kW y de 1.000 kW de solar fotovoltaica.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias