Historia #PorElClima

Publicado por REVERDECER el Miércoles, 09 Enero 2019
Historia clasificada en: Historias
El pasado viernes, 14 de Diciembre, el Anillo Medio de Permacultura Íbera participó del seminario ?Una nueva cultura para un nuevo Clima? con Ana Huertas, perteneciente al movimiento Municipalities for transition y de Red de Transición y Rob Hopkins
Permacultura: Una Nueva Cultura Para Un Nuevo Clima

Namibia, Estados Unidos, Malaysia, México, Italia, Reino Unido, Francia, Madrid, Barcelona?Personas provenientes de ciudades superpobladas y de vecindarios rurales diseminados, un gran diversidad de miradas, de energías y de conocimientos.

Una única actitud.

Cambiar las cosas. No bajar los brazos. Construir un nuevo mundo.

Si bien en tres horas pocos mundos han cambiado, tanto Ana como Rob han sabido crear un espacio diferente de conexión y creatividad.

Una co-escucha introductoria para conectar con la otra persona.

Un espacio de creatividad y pensamiento lateral desarrollando en parejas las mil y una maneras de romper un Iphone.

Y después las dinámicas de mapeo colectivo donde unas 30 personas nos organizamos en el espacio según de los paises de donde proveníamos, luego de la población de nuestro lugar residencial ( de 8 millones a 10 personas!) y la evaluación física en mapeo colectivo de la Resiliencia de estos lugares?claramente se pudo visibilizar que a mayor población, menor capacidad adaptativa.

Cuando en un grupo de personas expones una información claramente ?desalentadora? tienes también la responsabilidad de acojer ese momento y acompañar al grupo en el tránsito hacia una energía esperanzadora. Por suerte teníamos delante dos personas con una gran experiéncia y excelentes cualidades humanas para caminar ese espacio grupal.

Organizar el grupo según una escala de optimismo y pesimismo, escuchar las emociones de todos los colores que empujan a cada persona a hacer lo que hace y sostener el espacio grupal.

Cada persona con su visión, con su mochila, con sus miedos y sus heridas, todo representado allí delante como una gran puerta de madera centenaria, pesada, de bisagras oxidadas y perezosas que hay que mover?para avanzar. Todo un grupo de personas en un espacio minúsculo de este mundo en un sólo instante abrimos esa puerta, a unas nos costó más que a otras y nos quedamos de pie, observando, sintiendo que había detras de esa puerta, para algunas la simple belleza de un espacio verde, para otras el aroma de un pan recién horneado, menos ruido, menos transportes, mas sonrisas, más compromiso pero en esta simple y poderosa visualización tuvimos que dar un paso atrás y entender que todavía no estamos allí?que nos tenemos que poner a trabajar en todos lados, en todos los ámbitos, conectando con esa puerta y pidiendo ayuda para moverla, ayudando a otras a hacerlo. En compañía no hay puerta que se resista?

Después de una pausa necesaria donde las interacciones personales libres de organización son casi tan valiosas?.o veces más que todo un seminario entero, volvimos al ruedo con un clásico ?World café? basanádonos en la pregunta de ?¿Cuáles serían los factores indicativos de estar caminando hacia esa visión de un mundo mas resiliente??

Otra vez la diversidad del grupo emerge y aparecen ideas, conceptos, miradas reveladoras y todas válidas. La esperanza crece y sólo por un instante como utopía efímera, algunas puertas parecen esfumarse?

Si bien el regalo que deja este tipo de momentos se debe a un encuentro colectivo es necesario agradecer a las personas que lo facilitan com Ana y Rob con la coordinación de la Gina de la Fundación Europa-Catalunya.

Desde Permacultura Íbera creemos en la importancia de facilitar estos espacios donde pueda aflorar la inteligencia colectiva para construir nuevas estrategias de adaptacion y transformación del territorio, desde su capital natural al tejido social que lo habita.

Animamos a todas las personas que tengan delante una puerta grande y pesada?a contar con nostras para moverla, no estamos solas y sí?lo podemos hacer.