Historia #PorElClima

Compartir
Publicado por Roxana de la Cruz el Jueves, 18 Abril 2019
Historia clasificada en: Historias
Inspiradas en la consigna "Llévate un libro, deja otro", en la actualidad hay más de 50 bibliotecas al paso en toda la Argentina. Un fenómeno que une comunidades, fomenta el amor por la lectura y cuida el medio ambiente.
Bibliotecas al paso: más que sólo libros en la calle

La primera vez que vi una biblioteca al paso fue el ante año pasado, casi de casualidad. Estaba caminando por Barrio Rawson, ahí nomás de la Facultad de Agronomía, tratando de encontrar el edificio en donde había vivido Julio Cortázar. Cuando por fin llegué al edificio noté que enfrente, en una diminuta plaza, había una especie de casita de madera que en su interior contenía libros de todo tipo.

Esa casita de madera es "La Maga", una de las más de 50 bibliotecas al paso que existen en la Argentina, hecha de pallets reciclados- y mucho amor- por los vecinos del barrio. Un espacio para compartir el amor por la lectura, interactuar con la comunidad y proteger el ambiente.

Llevate un libro, deja otro

En septiembre de 2016, la docente y escritora Inés Kreplak instaló en el barrio de Parque Chas una casita azul de madera con una leyenda bastante peculiar: " Llévate un libro, deja otro ". La idea- tal como contó la mujer en Télam- nació luego de un viaje a Estados Unidos, en donde conoció el movimiento " Free Libraries " (Bibliotecas Libres) y a su regreso decidió instalar una en su barrio para generar un espacio autogestivo de promoción de la lectura.

El éxito de esa primera biblioteca fue tan rotundo que la idea comenzó a diseminarse por el barrio y luego por la ciudad, llegando a distintos rincones del país, donde esa simple pero poderosa frase que incita a llevarse libros a cambio de otros se empezaron a ver en otras bibliotecas al paso que han sido instaladas en escuelas, clubes, centro culturales, plazas o simplemente veredas de barrios residenciales.

María Inés Gómez Gallo, bibliotecaria y uno de los motores de la Biblioteca al Paso Artigas del barrio de La Paternal, explicó que los beneficios de estas bibliotecas van más allá de la lectura:

"Por una parte ese confluir de vecinos que antes apenas se conocían para una construcción colectiva es una de las mejores cosas que nos dio la biblioteca. También sucede que personas que no participaron de la construcción, a partir de que la biblioteca está, se acercan y traen libros o quieren colaborar", aseguró la mujer a Télam.

Y agregó: "Por otro lado, una biblioteca que se ofrece en la vereda desarticula un poco toda la representación de lo peligrosa que es la calle, de lo que no se puede; la propuesta invita a habitar el espacio público, tanto como la literatura, y llama la atención".

Cuidando al ambiente, un libro a la vez

Como estudiante de Ciencias Ambientales sé que cada cosa que hago en mí día a día genera una huella de carbono, incluyendo mis hábitos de lectura. Los libros- si bien leerlos consiste en un increíble pasatiempo para mí- implica la tala de árboles, una alta huella de carbono de producción y transporte, y probablemente el uso de tintas o disolventes tóxicos; por lo que buscar alternativas menos contaminantes es algo extremadamente necesario.

Las bibliotecas al paso ofrecen, además de beneficios a la comunidad y hacia el acceso a la lectura, beneficios ambientales que rara vez se le presta la debida atención. En estas bibliotecas la premisa principal es la de compartir e intercambiar libros- sean del género que sean-, y por lo tanto, el reúso continuo de los libros. Esto quiere decir que cuando optamos leer libros a través de las bibliotecas al paso reducimos nuestro consumo- porque no se necesita producir un libro nuevo debido a que estamos leyendo uno que ya existe-, situación que sucede también con el uso de las bibliotecas tradicionales y con la compra de libros usados; y, en consecuencia, evitamos la producción y consumo innecesario de papel, la emisión al ambiente de químicos tóxicos? y de paso nos ahorramos gastar dinero. ¡Todos ganamos!

En resumen, las bibliotecas al paso son una alternativa sustentable y creativa para los amantes de la lectura con conciencia ambiental, además de ser una manera divertida de unir personas dentro de una comunidad. Ojalá más bibliotecas al paso aparezcan incentivando el amor a la lectura en ciudades y pueblos, no solamente en Argentina, sino en todo el mundo.

Fuentes

Si te ha   esta acción, crees que los pequeñas gestos son claves en la lucha frente al cambio climático y no te quieres perder nada de lo que pase en la Comunidad #PorElClima:

Únete a la Comunidad #PorElClima