Publicado por Roxana de la Cruz el Lunes, 13 Julio 2020
Antes abundante por toda Europa, el hámster europeo ahora está en peligro crítico de extinción según la UICN, sin saberse la causa en concreto. ¿Pueden nuestras acciones diarias salvar a esta especie de la extinción?
¿Nuestro cambio de hábitos puede salvar al hámster europeo?

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) reportó la semana pasada la actualización de su famosa Lista Roja, en donde los lémures, la ballena franca del Atlántico Norte y el hámster europeo aparecen por vez primera como en peligro crítico de extinción. Las causas por las que estas especies estén a un paso de extinguirse son diversas, pero todas tienen un factor en común: nuestra relación con la naturaleza. Tal como el Dr. Grethel Aguilar , Director General Interino de la UICN, explicó para el caso de los lémures: "(esta actualización) muestra que el Homo sapiens necesita drásticamente cambiar su relación con los otros primates, y con la naturaleza en su conjunto". Pero, ¿puede verdaderamente nuestro cambio de hábitos recuperar a una especie de su extinción cuando no sabemos las causas por la cual se extingue?

¿Un hámster muy común?

El hámster europeo (Cricetus cricetus) es una especie de roedor miomorfo, único representante vivo que queda del género Cricetus, y una plaga agrícola con abundante distribución dentro del continente europeo. De hecho, es tan común de encontrar en las tierras de labranza que incluso lo conocen con otro nombre: hámster común.

O, bueno, así lo conocían hasta que dejó de ser común.

La realidad es que esta especie, que originalmente se distribuía desde Bélgica y Francia por el oeste, llegando hasta Rusia por el este y Rumania por el sur, ha sufrido una gran reducción de su población por la disminución de su tasa de reproducción. La causa de tan alarmante disminución en la tasa de reproducción es aún incierta, pero la desaparición de este solitario hámster de la naturaleza puede estar relacionada a la expansión de los monocultivos, el desarrollo industrial, el cambio climático y la contaminación lumínica. 

En resumen se ha llegado al resultado de que el hámster común, que antes era fácil de encontrar por toda Europa, ha desaparecido de 3/4 partes de su hábitat original en la región francesa de Alsacia, casi 1/3 de su rango en Alemania y más de un 75% de su distribución original del este de Europa. Si nada cambia, el hámster europeo puede extinguirse en los próximos 30 años. 

Cambiando para conservar

Está demostrado que nosotros, los Homo sapiens, somos causantes directos o indirectos de la extinción de muchas especies animales y vegetales. Cada acción que tomamos, cada industria que generamos, cada mínima cosa que hacemos impacta en nuestro mundo natural a tal punto que se podría decir que, si la Tierra fuese una película y la Naturaleza la protagonista principal, nosotros seríamos indudablemente los villanos. Al hámster europeo, como a otras muchas otras especies, lo estamos llevando nosotros a la extinción pero, ¿podemos nosotros salvarlo de ésta? La respuesta, trágicamente, la tiene el tiempo. Sólo el tiempo puede decirnos si al final logramos recuperar las poblaciones de hámsters, lémures y ballenas, pero es más que obvio que si seguimos el camino que llevamos su destino ya está escrito. 

Por desgracia esta nota no tiene la intención de dar soluciones concretas porque, honestamente, no existe una causa específica de por qué está desapareciendo el hámster europeo. Todo lo que hay son conjeturas, como sucede con muchas otras especies que están desapareciendo de la naturaleza pero nadie sabe exactamente por qué. Sin embargo, sí creo que nosotros podemos intentar hacer algo y, tal vez, ese pronóstico de que el hámster europeo se va a extinguir en 30 años, una vez que el tiempo pase, resulte ser erróneo.

Posibles amenazas, posibles soluciones

  • Fragmentación y pérdida de hábitat para desarrollo industrial: Ésta altera la dinámica de la población y causa una pérdida de diversidad genética, porque las poblaciones quedan aisladas unas de otras. Un estudio publicado el año 2004 demostró que puede ayudar muchísimo al hámster europeo crear conexiones entre esos hábitats fragmentados, mucho más que conservar grandes cantidades de hábitat. 
  • Intensificación agrícola: Incluye la pérdida de cultivos perennes, falta de diversidad en los cultivos, expansión del monocultivo y uso de pesticidas. Una manera de ayudar a estos roedores es comprando alimentos de origen orgánico/ agroecológico o cultivando tus propios alimentos, si se tiene el espacio.
  • Cambio climático: Se ha sugerido que el cambio climático es la causa de la disminución en la tasa de reproducción de la especie, al igual que la contaminación lumínica. Reducir la huella de carbono y apagar las luces exteriores durante la noche puede ayudar al hámster auropeo, incluso si estamos en el campo o en la ciudad. 

Fuentes consultadas

- Common Hamster (Cricetus cricetus). IUCN Red List. 

"A risk analysis for the common hamster (Cricetus cricetus)". Karin Ulbrich, Anja Kayser. Biological Conservation Magazine. Volume 117, Issue 3, May 2004.

Cricetus cricetus. Wikipedia.

Aclaración: La imagen del hámster europeo pertenece a Johannes Pfleiderer (flickr). Los derechos de la imagen le pertenecen a él. 

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias