Publicado por Roxana de la Cruz el Martes, 25 Agosto 2020

El domingo pasado el número de casos asociados a la Fiebre del Nilo Occidental ha aumentado a 40. Qué es, cómo se transmite y cómo prevenirnos de esta enfermedad transmitida por mosquitos.

Virus del Nilo Occidental: qué es y cómo podemos prevenirnos

Es oficial, ya son 40 los casos de fiebre del Virus del Nilo Occidental en España- entre probables y confirmados-, según informa la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. La agrupación de los casos corresponde al área de Puebla del Río, Coria del Río y Los Palacios, que se encuentran dentro del área de las marismas del Guadalquivir.

Según informan diversos periódicos, este brote del Virus del Nilo Occidental es el mayor que se ha registrado en Andalucía, lo que se atribuye al aumento en un 30% de los mosquitos que hay en los humedales del Parque Nacional Doñana y del río Guadalquivir, cercanos a la Puebla y Coria del Río. Frente a esto las autoridades activaron el protocolo de alerta de la enfermedad- lo que implica la búsqueda activa de nuevos contagios-, mientras también se están aplicando medidas preventivas como la fumigación para reducir los criaderos de mosquitos en las zonas afectadas. 

¿Qué es el Virus del Nilo Occidental?

La Fiebre del Nilo Occidental es una enfermedad infecciosa causada por un virus que se aisló por primera vez en 1937 en el distrito del Nilo Occidental en Uganda (África), según la Organización Mundial de la Salud. Se transmite por la picadura de mosquitos y afecta a humanos, aunque también puede contagiar a animales como aves y caballos.

Esta enfermedad no tiene vacuna para prevenirla y sólo se la puede tratar a través de medicamentos paliativos. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), a su vez, indica que la mayoría de las personas contagiadas- entre un 70 y 80%- puede no padecer síntomas si contrae la enfermedad. 

En España es la primera vez que se detecta un brote de tal magnitud, y los expertos ya han avisado de que se puede extender la enfermedad a todo el país, dado que las personas contagiadas pueden ser asintomáticas en su mayoría o la enfermedad puede parecerse mucho a un cuadro gripal, en otros casos. De hecho, se calcula que solamente entre un 2-5% de los infectados desarrollan los síntomas de la enfermedad, que pueden ir desde fiebre, pérdida de visión, convulsiones, entumecimiento, hasta parálisis e inflamaciones de algún nódulo linfático o salpullidos en el pecho, el estómago o la espalda.

El Aedes japonicus, la clave para prevenir la enfermedad

Si algo aprendí en mi clase de Zoología de la universidad es que, para prevenirnos de una enfermedad transmitida por animales, definitivamente tenemos que conocer al animal. Y ese animal es el Aedes japonicus, el mosquito que transmite el Virus del Nilo Occidental, aunque también transmite el Dengue y el Chikungunya.

El Aedes japonicus es un insecto perteneciente al orden de los Dípteros originario de la Isla de Honshu, Japón. Actualmente es considerado el 3er. mosquito invasor que llegó y se estableció en España, después del Aedes albopictus y el Aedes aegypti. Sin embargo,  esta especie no hace mucho que llegó a España, ya que las primeras noticias de la presencia de esta especie datan de febrero del año pasado, por lo que es preocupante la rapidez con la que este mosquito se dispersa y se asienta en el país.

La primera vez que se registró esta especie en el continente europeo data del año 2008, cuando se detectó en Suiza y Alemania este mosquito. Su propagación por Europa se ha debido a la actividad humana- como el turismo- y al transporte de mercancías, y la especie coloniza ambientes urbanizados como pueblos.

Las hembras son las que pican a los humanos para conseguir la sangre, vital para producir huevos y seguir con su ciclo reproductivo. La especie prefiere criar en balsas de zonas rurales y puede poner sus huevos en cualquier charca, sumidero, bebedero o recipiente con agua disponible. A diferencia de otras especies de mosquitos, sus huevos son resistentes a la congelación y la desecación; y no solo pone los huevos en el agua, sino también en superficies secas que luego pueden acumular agua. 

Medidas de prevención que todos podemos aplicar

A continuación van a poder leer una serie de medidas de prevención que fueron recomendadas por la Junta de Andalucía, más algunas otras que usualmente se recomiendan para prevenir el Dengue. Tengamos en cuenta además que, si bien hay que aplicar estas medidas de prevención todo el año, es muy importante prestar mayor atención en la época de finales de verano y principios de otoño, cuando la densidad poblacional de los mosquitos es alta al igual que la temperatura. 

  • Emplear telas mosquiteras en ventanas y puertas.
  • Intentar no permanecer al aire libre entre el atardecer y el amanecer.
  • Procurar dejar la luz apagada.
  • Seguir diariamente una correcta higiene corporal.
  • Evitar los perfumes intensos.
  • Usar ropa que cubra lo máximo posible la piel y sacudirla antes de usarla si se ha tendido en el exterior.
  • Hacer un uso adecuado de los repelentes, siguiendo estrictamente las recomendaciones sobre el modo y frecuencia de uso descritos por el fabricante. Si se usa crema para el sol, hay que aplicarla primero, dejar absorber durante 20 minutos y, entonces, aplicar el repelente de mosquitos.
  • Eliminar los recipientes que puedan acumular agua limpia y convertirse en criaderos de mosquitos.
  • Colocar la basura en fundas plásticas.
  • Podar el césped de los jardines.
  • Almacenar correctamente el agua, tapando los contenedores.
  • Cambiar el agua de los floreros con frecuencia.
  • Destapar los desagües de lluvia de los techos.

*Fotografía tomada del OKDIARIO de Andalucía.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias