Publicado por sAtt Triple Balance el Jueves, 14 Noviembre 2019

Primer Cohousing ecológico en derecho de uso de Madrid. Edificio de 17 viviendas, dos locales comunes y garajes. Modelo de vivienda alternativo (régimen en derecho de uso) con un diseño basado en criterios de sostenibilidad social, medioambiental y económica.

Proyecto pionero en Madrid/España en el ámbito de la arquitectura residencial sostenible desde tres puntos de vista: social, medioambiental y económico, que se constituye en caso de éxito. Contribuye a la mitigación del cambio climático al ser un edifico con cero emisiones de CO2.

Dimensión medioambiental:

  • Alta eficiencia energética. Diseño bioclimático, con los principios del estándar Passivhaus (alta eficiencia energética) y el aporte de energías renovables (fotovoltaica in situ y electricidad de comercializadora 100% renovable), consiguiendo un edificio de consumo de energía casi nulo (EECN)
  • Reducción de la energía en el proceso constructivo: toma de decisiones basada en el análisis de ciclo de vida (Ecómetro ACV).
  • Compensación de emisiones del proceso constructivo a través de un programa de compensación Ccertificación CO2nulo.
  • Otras estrategias: uso de materiales no tóxicos y sin compuestos orgánicos volátiles (COV), salud geoambiental, sistema de gestión del agua que reutiliza aguas pluviales y gris para riego y WC.

Dimensión social:

Impulsa un régimen de tenencia a medio camino entre la propiedad y el alquiler, en el que hay un único propietario del edificio, la cooperativa constituida por la comunidad, y cada una de las 17 familias goza del derecho de uso de su vivienda.

El edificio, desde su fase de proyecto, es co-diseñado entre las personas que lo habitarán (cohousers) y los arquitectos de sAtt.

Dimensión económica:

Se financia con Banca Ética, con un único crédito concedido a la cooperativa (no habrá división horizontal de la propiedad) facilitado por Fiare Banca Ética y Triodos Bank.

Los promotores han constatado que, en un edificio de estas características, la inversión es ligeramente superior a un edificio convencional (entre el 5-10%). Sin embargo, la amortización se produce en el medio plazo (entre los 8-15 años) y a partir de ese momento se produce un ahorro económico junto al beneficio medioambiental y social. Al contemplar el periodo de 30 años de vencimiento de la hipoteca o los 50 años de vida útil, es más barato que un edificio convencional.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias