Publicado por SKFK ethical fashion el Jueves, 14 Noviembre 2019

Reducir el impacto en el planeta y sus habitantes significa hacer un esfuerzo global. Además de una clara preferencia por las fibras orgánicas y ecológicas, SKFK insiste en medir y reducir el impacto de cada paso del proceso. Ha creado una aplicación online de Huella de Carbono que rastrea el dióxido de carbono generado por sus prendas y permite verificar el impacto durante su ciclo de vida completo, además de mostrar una comparativa respecto a la misma prenda fabricada de una manera convencional.

Es fácil comprar algo que acabas de ver y te ha enamorado. Pero, ¿qué pasa con el impacto de su compra? ¿Qué pasa con las consecuencias para las personas, el medio ambiente, la tierra y el agua? ¿Qué pasa con cada persona involucrada, y tal vez maltratada, en el proceso de hacer esa prenda que crees que necesitas?

No se trata de sentirse culpable por nuestros hábitos de compra. Se trata de tomarse el tiempo para pensar y comprender el verdadero impacto que tiene su poder adquisitivo. Esta herramienta tiene como objetivo arrojar luz sobre un aspecto crítico: las emisiones de carbono y el calentamiento global.

Desde la revolución industrial y la quema humana de madera, carbón y petróleo, los niveles de concentración de dióxido de carbono (CO2) han convertido el calentamiento global en un problema ambiental crítico. Se producirán cambios catastróficos si las temperaturas globales aumentan en más de 2 °C.

SKFK se ha comprometido científicamente a permanecer en ese camino y medirá e informará constantemente sobre el progreso. Asume el desafío de rastrear todo el carbono generado por cada uno de sus productos, desde las materias primas hasta el final de la vida útil del producto. Eso les lleva a examinar en profundidad su cadena de suministro, sabiendo exactamente qué procesos se utilizan, dónde y cómo. Están asociados con CycleEco, un equipo de expertos en huellas ambientales con sede en Francia.

Mostrar cómo los productos de SKFK ayudan a reducir el carbono no solo es un reto que SKFK asume para mejorar constantemente, sino que también le permite al consumidor tomar decisiones informadas.

Es la primera marca de moda en España que ha conseguido la validación de sus Objetivos Basados en la Ciencia (Science Based Target). Antes de unirse a la iniciativa ya habían reducido sus emisiones de GEI absolutas de Alcance 1 y 2 en un 44%, al cambiar el 72% de sus ventas minoristas y oficinas a energías renovables en 2017.

Y para 2025, se comprometen a:

  • Cambiar el 100% de energía renovable en todas sus oficinas y tiendas.
  • Reubicar a sus proveedores para reducir la distancia total desde las materias primas hasta el acabado de los productos, reduciendo el impacto del transporte en un 27%.
  • Utilizar materiales 100% preferidos para reducir el uso de materias primas en un 17%.
  • Usar el 20% de telas sin teñir de origen reciclado.
  • Establecer un protocolo de viajes de negocios para disminuir efectivamente los impactos de los viajes de negocios al 10%.
  • Entregar el 100% de los pedidos online mediante transporte neutro en carbono
Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias