Buenas prácticas

Toolbox #PorElClima

Buenas prácticas

Nuestra dieta, es cada vez, más y más rica en carnes y grasas lo que al final resulta perjudicial para nuestra salud y para la de la Tierra en sí misma.

Esto se debe a la relación directa que existe entre producción de alimentos y consumo de los mismos con las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Cambiar nuestras pautas y hábitos alimentarios es algo que ya se ha planteado y apoyado por diversas entidades como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de la salud (OMS) o proyectos como LiveWell.

El 28 de febrero del 2012, en Bruselas, se presentó el proyecto LiveWell, coordinado por WWF y Friends of Europe. El proyecto, financiado por fondos LIFE más fondos de la Comisión Europea, tuvo un papel relevante en el debate europeo sobre las dietas sostenibles. El proyecto analizó la salud, la nutrición, el carbono y la asequibilidad demostrando que las dietas saludables con bajas emisiones de carbono pueden reducir las emisiones de GEI de la cadena de suministro de alimentos de la UE.

Este proyecto busca promover el debate sobre el impacto ambiental que genera nuestra dieta así como fomentar una dieta más sostenible, baja en carbono y más sana. De este modo en la página web del proyecto se puede encontrar las propuestas que recomiendan, agrupadas en el llamado Menú LiveWell.

Cabe destacar que este proyecto ha realizado iniciativas piloto en España, Francia y Suecia, con el objetivo de obtener estudios que reflejen la diversidad de costumbres locales. Así, en el caso de España los resultados concluyen que seguir la dieta LiveWell reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero del promedio actual en aproximadamente un 26%, y costaría aproximadamente lo mismo que la dieta actual.