Toolbox #PorElClima

Debido al cambio climático y a los inviernos más cálidos, el hielo alrededor de las comunidades costeras del Ártico es menos grueso y se está acortando la estación de hielo "seguro". Esto hace que sea más difícil para los pobladores cazar y pescar con seguridad, actividades que proporcionan una fuente importante de alimentos. El hielo marino es también lo que define la cultura y la identidad inuit. El cambio climático también tiene el potencial de afectar negativamente a los recursos económicos de las comunidades, como el turismo y la pesca, para las cuales la sostenibilidad depende de hielo seguro. Para los Inuit, una barrera clave para la adaptación al cambio climático, es la disponibilidad de información adecuada sobre el hielo marino en el momento adecuado y en un formato que sea comprensible y accesible.

El proyecto SmartICE (Monitoreo del hielo marino e información en tiempo real para los ambientes costeros) ha desarrollado un sistema integrado de monitoreo y difusión para ayudar a los inuit a adaptarse a las condiciones del hielo marino en el Ártico. La tecnología SmartICE permite a los operadores inuit formados recopilar y difundir información sobre el espesor del hielo marino y las características superficiales, en tiempo casi real, para apoyar la toma de decisiones de viajes seguros en condiciones complejas. 

SmartICE es una herramienta de adaptación al cambio climático que integra tecnología, detección remota y conocimiento indígena para generar información sobre el estado del hielo marino de acuerdo con las necesidades del usuario. SmartICE genera mapas de peligro de hielo marino a escala comunitaria cada 7-10 días, y más a menudo durante períodos más dinámicos de congelación y ruptura de hielo. Al menos una vez a la semana, los operadores de SmartICE viajan a lo largo de senderos comunitarios remolcando un sensor móvil de espesor de hielo en trineos (SmartQAMUTIK). Una aplicación SmartICE proporciona la información más reciente sobre el hielo marino, registra las observaciones en tiempo real de los viajeros y es co-diseñada y operada por los Inuit.

Esta herramienta fue desarrollada por una asociación público privada (universidad, comunidades, gobierno e industria) dirigida desde 2013 por la Universidad Memorial de Terranova. El proyecto destaca la importancia de la adaptación al cambio climático que incorpora el conocimiento local. Los resultados de la investigación y el monitoreo de SmartICE proporcionan información crítica para ayudar a entender las condiciones de hielo rápidamente cambiantes y apoyar acciones de adaptación culturalmente apropiadas. Aunque están diseñadas principalmente para apoyar la seguridad de los viajes en hielo, las observaciones de SmartICE también informan los programas de recolección de invierno, las operaciones de búsqueda y rescate, el monitoreo de los ecosistemas y la validación de la tecnología del hielo marino. 

Página web de la iniciativa

Historias sobre acción #PorElClima: Este proyecto es una de las 19 iniciativas transformadoras ganadoras de los premios climáticos Impulso para el Cambio de NNUU 2017.