Toolbox #PorElClima

Compartir

En la ciudad de Quito, la capital de Ecuador, se identifican las  infraestructuras verdes y las soluciones basadas en la naturaleza como fundamentales para las estrategias de mitigación y adaptación de la ciudad, buscando asegurar la provisión de servicios ecosistémicos. 

Una de esas soluciones es el proyecto Agricultura Sostenible con inclusión y participación, que es gestionado por la ciudad a través de la Agencia de Promoción Económica, CONQUITO, para mejorar la seguridad alimentaria, la agroecología urbana, la adaptación al cambio climático y la nutrición.

El proyecto fomenta la producción agrícola y agropecuaria sostenible, centrándose en la gestión de microempresas y el acceso a diferentes mercados con productos como hortalizas orgánicas, frutas, plantas medicinales y ornamentales, ganadería, apicultura y procesamiento de alimentos. Mientras que los ecosistemas nativos representan el 60% del territorio del Distrito Municipal de Quito, el crecimiento acelerado de la expansión urbana ejerce una fuerte presión sobre los ecosistemas nativos, la cubierta vegetal y el uso de la tierra.

 El reemplazo de fertilizantes químicos por materiales orgánicos ha tenido efectos beneficiosos tanto en la reducción de emisiones como en la gestión de residuos urbanos. La producción de cultivos estacionales y la promoción del consumo local también han ayudado a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con los alimentos. El trabajo en el proyecto está fomentando la resiliencia recuperando ecosistemas degradados y aumentando así los niveles de biodiversidad, promoviendo el uso sostenible de los recursos y la revalorización del suelo urbano para la producción de alimentos.

El enfoque de género y de derechos humanos ha sido crucial para fortalecer las capacidades técnicas de los agricultores urbanos y periurbanos. Los jardines y las pequeñas explotaciones juegan un papel esencial en la vida de los participantes. Al fortalecer los vínculos rurales y urbanos, promueve la comprensión de la importancia de los servicios de los ecosistemas para proporcionar una vida sostenible en las áreas urbanas. Las mujeres desempeñan un papel central en el programa y constituyen la mayoría de los productores urbanos involucrados en el programa. La actividad también ha desempeñado un papel positivo mediante la creación de capacidades, la comercialización y las habilidades de producción y el suministro de fuentes de ingresos seguras e independientes para las mujeres. 

 Página web de la iniciativa

Historias sobre acción #PorElClima: Este proyecto es una de las 19 iniciativas transformadoras ganadoras de los premios climáticos Impulso para el Cambio de NNUU 2017.