Documentos

Toolbox #PorElClima

Documentos

La UNESCO organiza y dirige el Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos de las Naciones Unidas (WWAP), que reúne el trabajo de los 31 miembros de ONU-Agua y colaboradores expertos, para publicar anualmente (desde 2014, hasta entonces hubo 4 informes trienales) el Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos (World Water Development Report, WWDR). Estos Informes se centran en cuestiones estratégicas relacionadas con el agua: los miembros y colaboradores de ONU-Agua, todos ellos expertos en sus campos, contribuyen con los últimos hallazgos sobre un tema específico.

La edición del WWDR de 2017“Aguas residuales: el recurso desaprovechado” , refleja el papel fundamental que pueden cumplir las aguas residuales en el marco de una economía circular, donde el desarrollo económico se equilibra con la protección de los recursos, y donde una economía más limpia y más sostenible tiene un efecto positivo en la calidad del agua. 

WWDR portada

A medida que crece la demanda global de agua, el volumen de aguas residuales generadas y su nivel de contaminación se encuentran en constante aumento en todo el mundo. El Informe tiene como objetivo informar a los encargados de la adopción de decisiones, a los gobiernos, a la sociedad civil y al sector privado acerca de la importancia de gestionar las aguas residuales como una fuente sostenible e infravalorada no solo de agua, recurso cada vez más escaso, sino también de energía, nutrientes y materia orgánica, entre otros subproductos recuperables, en vez de considerar que una vez utilizada, el agua es una carga a eliminar o una molestia a ignorar.

Una mejor gestión de las aguas residuales será fundamental para el crecimiento verde, especialmente en el ámbito de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible . La Meta 6.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aboga explícitamente por la reducción de la contaminación y mejoras en el vertido, gestión y tratamiento de las aguas residuales y sus repercusiones en la calidad del agua ambiental; esta meta es sumamente importante tanto para lograr el ODS 6 Agua limpia y saneamiento, como para la consecución de muchos de los otros ODS.

Como concluye el propio Informe, “En un mundo donde la demanda de agua dulce está en constante aumento y los escasos recursos hídricos se ven cada vez más exigidos por la captación excesiva, la contaminación y el cambio climático, sería sencillamente impensable no aprovechar las oportunidades que brinda una mejor gestión de las aguas residuales”.