Toolbox #PorElClima

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés: Food and Agriculture Organization) aseguró durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en Bonn en 2017 (COP23) que ningún otro sector es más sensible que la agricultura al cambio climático y ningún otro tiene el potencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por eso, la FAO publicó, coincidiendo con el Día de Acción en la Agricultura y la Cumbre de Bonn, un Manual sobre la agricultura climáticamente inteligente (segunda edición de 2017), una guía para ayudar a los responsables de políticas, gestores de programas y agricultores a seguir prácticas más sostenibles y productivas que contribuyan a reducir las emisiones y a la seguridad alimentaria.

FAO manual ACI Web

Publicado por primera vez en 2013, pocos años después de que se presentara el concepto de agricultura climáticamente inteligente en la Conferencia Mundial sobre Agricultura, Seguridad Alimentaria y Cambio Climático celebrada en La Haya en 2010, el Libro de consulta sobre la agricultura climáticamente inteligente ha sido objeto de una revisión completa para la publicación en 2017 de su 2ª edición en forma de nueva plataforma digital , donde puede actualizarse cualquier sección o módulo para incorporar nuevos conocimientos científicos, estudios de caso o novedades en materia de políticas y se proporcionan enlaces a recursos externos pertinentes.

La agricultura climáticamente inteligente (CSA, por sus siglas en inglés: Climate Smart Agriculture) constituye un enfoque que pretende ayudar a orientar las acciones necesarias para transformar y reorientar la agricultura y los sistemas alimentarios mundiales, a fin de apoyar de forma eficaz el desarrollo y garantizar la seguridad alimentaria en el contexto de un clima cambiante. Persigue tres objetivos principales: 

  • el aumento sostenible de la productividad y los ingresos agrícolas, 
  • la adaptación y la creación de resiliencia ante el cambio climático y 
  • la reducción y/o absorción de gases de efecto invernadero, en la medida de lo posible, para contribuir así a la adaptación y la mitigación del cambio climático.