Toolbox #PorElClima

La Organizanión Mundial del Trabajo (OIT) ha llegado a la conclusión de que la economía verde podría crear más de veinticuatro millones de nuevos puestos de trabajo en todo el mundo para el año 2030 si se establecen las políticas adecuadas.


El informe World Employment and Social Outlook 2018: Greening with Jobs estima que las actuaciones para limitar el calentamiento global a 2 grados centígrados, y  cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, puede dar como resultado una creación de empleo suficiente para compensar la pérdida de alrededor de 6 millones de puestos de trabajo por la transformación de la economía.  

Se crearán fundamentalmente nuevos puestos de trabajo por la adopción de prácticas sostenibles en el sector de la energía, incluidos los cambios en el mix energético, la promoción del uso de vehículos eléctricos y la mejora de la eficiencia energética de los edificios. Los servicios ecosistémicos -incluidos la purificación de aire y agua, la renovación y fertilización del suelo, el control de plagas, la polinización y la protección contra condiciones climáticas extremas- van a permitir el sostenimiento del empleo entre las actividades agrícolas, pesqueras, forestales y turísticas, que emplean a 1.200 millones personas en el mundo. No obstante, el informe subraya que debido al estrés por calor en puestos de trabajo al aire libre causará una pérdida global del 2% de las horas trabajadas para 2030.

El informe insta a los países a tomar medidas urgentes para capacitar a los trabajadores en las habilidades necesarias para la transición hacia una economía más verde, teniendo en cuenta la necesidad de implementar sistemas de protección social para facilitar la transición hacía los nuevos nichos de empleo. Una combinación de políticas que incluyan transferencias de efectivo, un seguro social más sólido y límites al uso de combustibles fósiles conducirán a un crecimiento económico más rápido, una creación de empleo más sólida y una distribución de ingresos más justa, así como a menores emisiones de gases de efecto invernadero.

El informe determina que la mayoría de los sectores de la economía se beneficiarán de la creación neta de empleo. De hecho, de los 163 sectores económicos analizados, solo 14 sufrirán pérdidas de empleo de más de 10.000 trabajados.Solo dos sectores, la extracción y el refino de petróleo muestran pérdidas cercanas al millón de empleos.También se señala, por ejemplo que se generarán más de 2 millones de empleos en el sector energético a partir de la producción eléctrica a través de fuentes renovables, lo que compensará la pérdida de unos 400.000 puestos de trabajo en la generación de electricidad basada en combustibles fósiles.

A nivel regional, habrá creación neta de empleo en América Latina y Estados Unidos y Canadá, en Asia y el Pacífico y en Europa. En contraste, podría haber pérdidas netas de empleo en Oriente Medio y en África, si las tendencias actuales continúan, debido a la dependencia de estas regiones de los combustibles fósiles y de la minería, respectivamente.