Toolbox #PorElClima

La iluminación supone de media el 18% del consumo eléctrico del hogar. Las bombillas LED tienen una alta eficiencia energética (sobre todo si cuentan, al menos, con la etiqueta energética A+) y permiten reducir el consumo de energía eléctrica hasta en un 80-90%.

LED significa ?Diodo emisor de luz? y utilizan materiales semiconductores que emiten luz o radiación que se transforma en luz. Las bombillas LED tienen una vida útil entre 10 y 30 veces mayor que las bombillas incandescentes (de media hasta 25.000 horas de vida útil).

Ofrecen la máxima intensidad luminosa instantáneamente, resisten muy bien los encendidos y apagados continuos y proporcionan un alto índice de reproducción del color (Ra > 90).

Además permiten el uso de reguladores de intensidad. Se dañan por altas temperaturas por lo que incorporan materiales y estructuras disipadores del calor. No contienen mercurio.

Generan el mayor ahorro económico en consumo eléctrico a lo largo de su vida útil, aunque tienen mayor precio de compra que las bombillas de bajo consumo (CFL).

 

Comparativa 

 

Aunque el coste de la bombilla LED es mayor, comparado con una bombilla fluorocompacta-CFL, el plazo de recuperación es de unos 3 años por la reducción de costes anuales vinculados al consumo de energía.