En un artículo publicado en The New York Times el 8 de diciembre de 2017, 6 científicos hablan de sus esfuerzos por ralentizar o revertir los cambios creados por el calentamiento global en algunos puntos clave del planeta:

  • La Estepa siberiana vuelve atrás en el tiempo. Nikita Zimov y su padre, Sergei, son dos científicos que trabajan en la Estación Científica del Noreste en Chersky, Rusia, y que están tratando de revivir el ecosistema estepario de la Edad de Hielo en lo que hoy es el Ártico siberiano; soportando ambientes hostiles y largas travesías para trasladar grupos de animales y vegetación a su Parque del Pleistoceno, esperan proporcionarle al planeta un patrón sostenible de mitigación del cambio climático.
  • Nuevos picos nevados en Ladakh.  Ice Stupa, un proyecto creado y capitaneado por el ingeniero Sonam Wangchuk desde 2014, ofrece una solución a la escasez de agua estacional en las aldeas de los Himalayas de la India: utilizar glaciares artificiales que almacenan el agua en forma de hielo hasta la primavera. Suryanarayanan Balasubramanian, investigador y gestor de proyectos de Ice Stupa, habla sobre cómo el proyecto se inspiró en una práctica ancestral de creación de glaciares.
  • Ayudar a la Gran Barrera de Coral. En marzo de 2017, los científicos anunciaron que grandes áreas de la Gran Barrera de Coral habían muerto a causa del aumento de la temperatura del mar. Los investigadores del Instituto Australiano de Ciencias Marinas, como Ken Anthony, prueban soluciones naturales que ayuden al mayor sistema de coral del mundo a repararse y protegerse a sí mismo, como el flujo genético asistido o la evolución asistida.
  • Un océano con menos oxígeno. Conforme las temperaturas marinas se elevan, el agua puede almacenar menos oxígeno, lo que provoca "estrés respiratorio" a las especies marinas que se encuentran a kilómetros de profundidad. Este año, un equipo del Instituto Tecnológico de Georgia publicó los resultados de un Análisis de datos globales sobre los niveles de oxígeno en los océanos de todo el mundo de 1958 a 2015, en los que descubrieron una reducción sostenida, que se exacerba por el calentamiento global. Los niveles de oxígeno están cayendo de 2 a 3 veces más rápido de lo predicho y el ecosistema marino está en riesgo, según las conclusiones del equipo. Takamitsu Ito, profesor adjunto del IT de Georgia, habla en nombre del equipo, advirtiendo de las consecuencias.
  • Los Emiratos Árabes Unidos invierten en lluvia. Viendo que, en el contexto del cambio climático, la seguridad hídrica se convertía una prioridad nacional, EAU recurrió a soluciones de mejora de la lluvia con la esperanza de reabastecer sus mermadas reservas de agua subterránea. En 2016, el Programa de Investigación para la Ciencia de la Mejora de la Lluvia de los EAU empezó a conceder becas a científicos cuyo trabajo explorase  la modificación del clima en esa área.  La profesora Linda Zou, profesora de Ingeniería Civil y Ambiental del Instituto Madar de la Universidad Khalifa de Ciencia y Tecnología, fue una de las primeras ganadoras por su interés en la siembra de nubes, la dispersión de núcleos artificiales en las nubes para fomentar las precipitaciones. 
  • La nueva era de la carne: sin necesidad de animales. Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, el calentamiento producido por los GEI se elevó un 40% entre 1990 y 2016. Desde hace tiempo, los científicos han advertido que el ganado, en particular las vacas, son una fuente muy importante de esas emisiones, pero alrededor del mundo la gente come cada vez más carne. Para ayudar a reducir nuestra creciente huella ambiental, algunos empresarios experimentan con nuevas alternativas basadas en vegetales que parecen carne y saben igual. Ethan Brown, fundador y presidente de Beyond Meat, habla sobre los esfuerzos de su empresa con sede en California para elaborar algo muy parecido a la carne en el laboratorio.

6noticias Glaciar

Más información: