El coche privado representa el 15% de toda la energía final consumida en España y, aproximadamente, la mitad de la energía que consumen las familias españolas. Este consumo de combustibles fósiles lleva asociada una emisión de gases de efecto invernadero, principalmente CO2, y supone casi un 14% del presupuesto familiar, unos 4.400? al año entre amortización del vehículo, combustible (1.200?), impuestos, seguros, peajes, mantenimiento y reparaciones.

En viajes cortos, inferiores a 3 km, el incremento del consumo de combustible en coche es de un 60%. Pero, en la mayoría de los casos, estos desplazamientos se podrían perfectamente realizar a pie o en bicicleta. La movilidad peatonal o en bici es la manera más sana, natura, lógica y barata de desplazarse en el medio urbano cuando las distancias y tiempos necesarios no superen cierto límite.

La velocidad media de la bicicleta en ciudad es de unos 15 km/h. Utilizar la bicicleta para un desplazamiento de 5 km, por ejemplo para ir al trabajo, requiere poco más de 20 minutos. Este trayecto, que al mes supone 200 km, en coche particular generar la emisión de 38kg de CO2. La bici es, además, el medio de transporte más rápido puerta a puerta en distancias de hasta 5 km.

Para desplazarte en la ciudad, hazlo en bici o a pie. Además de reducir las emisiones de CO2, ahorras dinero y mejoras tu salud.