Toolbox #PorElClima

Herramienta clasificada en: Toolbox Agua Ayuda para la acción Para ciudadanos

Sistemas de ahorro de agua

Saber cómo mejorar en el ahorro de agua de nuestras casas es fundamental para conseguir ahorrar dinero en nuestra factura. El consumo medio de agua en los hogares españoles es de unos 132 litros por persona y día (INE, 2016 - Datos de 2014), y un consumo eficiente estaría entre los 90 y los 110 litros por persona y día. Una de las medidas claves para ahorrar agua en casa de forma fácil es el uso de dispositivos ahorradores. El consumo en los grifos del lavabo, en la cocina y en la ducha supone alrededor del 55 % del total de agua consumida en el hogar. Utilizando dispositivos ahorradores se puede reducir hasta en un 50 % en nuestro día a día.

Mejores sistemas ahorradores de agua:

Reductores de caudal: Uno de los métodos más efectivos para frenar de forma inmediata el derroche de agua. Estos dispositivos se instalan en las tuberías de los lavabos o duchas para impedir que el consumo de agua exceda un consumo fijado (normalmente 8 litros/minuto frente a 15 litros/minuto para un grifo y 10 litros/minuto frente a 20 litros/minuto para una ducha), nos permite así ahorrar agua automaticamente cada vez que nos duchamos o lavámos las manos. 

Aireadores: Es una idea económica y sencila. Se insertan en los grifos e incorporan aire al chorro de agua, reduciendo el consumo de agua hasta en un 40 %. Es la forma de ahorro más común en los hogares que te permite reducir el consumo de agua sin notar que se reduce la cantidad, consiguiendo así un uso eficiente. 

Grifos con monomando: Además de lograr un ahorro de agua también podemos conseguir un ahorro energético. Es un grifo mezclador en el que la apertura, cierre y mezcla del agua se efectúa mediante una sola palanca. Gracias a su sencillo mecanismo la regulación del cuadal es mucho más cómoda y con un simple gesto permiten el paso o no del agua. También es más adecuado que el grifo de ruleta convencional ya que para conservar la temperatura deseada y no tener que realizar de nuevo la mezcla agua caliente/fría se suele dejar fluir en vano el agua, despilfarrando así una gran cantidad. Así mismo puede disponer de limitador de caudal lo que proporciona un mayor ahorro de agua y un regulador del campo de temperatura con el que conseguimos ahorro energético.