Toolbox #PorElClima

El consumo medio de agua en los hogares españoles es de unos 132 litros por persona y día (INE, 2016 - Datos de 2014), y un consumo eficiente estaría entre los 90 y los 110 litros por persona y día. El consumo en los grifos del lavabo, en la cocina y en la ducha supone alrededor del 55 % del total de agua consumida en el hogar. Utilizando dispositivos ahorradores se puede reducir hasta en un 50 %.

Reductores de caudal: estos dispositivos se instalan en las tuberías de los lavabos o duchas para impedir que el consumo de agua exceda un consumo fijado (normalmente 8 litros/minuto frente a 15 litros/minuto para un grifo y 10 litros/minuto frente a 20 litros/minuto para una ducha).

Aireadores: se insertan en los grifos e incorporan aire al chorro de agua, reduciendo el consumo de agua hasta en un 40 %.

Grifos con monomando: es un grifo mezclador en el que la apertura, cierre y mezcla del agua se efectúa mediante una sola palanca. Puede disponer de limitador de caudal (ahorro del agua) y regulador del campo de temperatura (ahorro energético). Es más adecuado que el grifo de ruleta convencional ya que para conservar la temperatura deseada y no tener que realizar de nuevo la mezcla agua caliente/fría se suele dejar fluir en vano el agua.