Toolbox #PorElClima

Compartir

La lavadora y el lavavajillas conjuntamente suponen alrededor del 12% del consumo eléctrico de una vivienda (10% la lavadora y 2% el lavavajillas). Después del frigorífico y el televisor, la lavadora, es el electrodoméstico que más energía consume.

Ten en cuenta estos consejos prácticos para ahorrar energía, reducir emisiones de CO2 y reducir la factura eléctrica:

  1. Carga la lavadora al máximo de su capacidad ya que los ciclos de lavado a media carga consumen más que uno a carga completa.
  2. Es recomendable elegir un modelo de lavadora con “capacidad variable automática”. Esta opción calcula inteligentemente la carga de ropa y adapta automáticamente la cantidad de agua y de electricidad necesaria para el ciclo que va a realizar. Se puede ahorrar hasta el 40% de la energía.
  3. Existen lavadoras que cuentan con sondas de agua que miden la suciedad del agua y detectan cuando no es necesario realizar un recambio de la misma en el tambor reduciendo su consumo.
  4. A la hora de comprar un electrodoméstico es necesario ajustar el tamaño del mismo a las necesidades de la familia y del uso.
  5. Se puede aprovechar el calor del sol para secar la ropa en vez de utilizar una secadora.
  6. Al centrifugar se consume menos energía para secar la ropa que utilizando una secadora.
  7. Evita el funcionamiento de la lavadora a la vez que otros electrodomésticos con alto consumo energético.
  8. Si se ha contratado la Tarifa con Discriminación Horaria se debe procurar utilizar la lavadora y el mayor número posible de electrodomésticos en las horas de descuento.