El consumo medio de agua en los hogares españoles es de unos 132 litros por persona y día (INE, 2016 - Datos de 2014), y un consumo eficiente estaría entre los 90 y los 110 litros por persona y día. El lavavajillas supone un 5% del consumo total de agua de un hogar.

Un buen uso del lavavajillas puede lograr un ahorro de 30,6 litros de agua diarios frente al lavado a mano, de los cuales 27,4 litros son de agua caliente. Recuerda lo siguiente:

  • El lavavajillas garantiza una óptima acción desinfectante gracias a las temperaturas que alcanza, que rondan los 50°C-65°C, mucho más altas que al lavar a mano.
  • Un buen uso del electrodoméstico requiere llenar el lavavajillas antes de usarlo y emplear la tecla media carga solamente cuando sea necesario.
  • No es necesario enjuagar los platos antes de introducirlos en el lavavajillas. Para poder limpiar, los detergentes necesitan suciedad. Si los platos ya están (casi) limpios, las enzimas del jabón rendirán menos, sin contar con que ese prelavado supone un gasto de agua innecesario. Si quieres eliminar los restos sólidos de comida es mejor usar una esponja húmeda.
  • Elegir un lavavajillas eficiente de clase A + o superior no debería consumir más de 10 litros de agua por ciclo de lavado.