La lavadora se utiliza una media de 4 veces por semana y es uno de los electrodomésticos que más energía consume en el hogar.

Ten en cuenta algunos consejos para el ahorro de energía al utilizar la lavadora:

  • Al comprar el electrodoméstico hay que tener en cuenta la información ofrecida en la etiqueta energética para poder elegir una lavadora eficiente en el uso de los recursos. La información recogida indica la eficacia de lavado, la eficacia de centrifugado, el consumo de agua y el consumo de energía por ciclo de lavado.

  • Se recomienda utilizar la lavadora cuando está llena. El programa de media carga, en el caso de que el aparato lo tenga, se debe de utilizar sólo cuando se requiera por necesidades de tiempo. Este programa permite ahorrar agua y energía pero el consumo aumenta en un 30% frente al consumo de una lavadora llena.

  • En principio, el programa en frío o hasta 30ºC es suficiente para lavar ropa poco sucia y con la dosis mínima de detergente. A mayor suciedad, temperaturas más altas pero en la mayoría de los casos no es necesario pasar de los 60ºC, ten en cuenta que el agua caliente desgasta más las prendas. El 90% de la energía consumida por una lavadora se utiliza para calentar el agua.

  • Se deben evitar los programas de prelavado siempre que sea posible.

  • Ajustar la dosis de detergente según la dureza del agua. Un agua blanda necesita menos detergente que un agua dura. Las dosis de detergente en función de la dureza del agua están incluidas en las recomendaciones de uso en los envases de detergentes.

  • Si la prenda tiene una pequeña mancha es mejor quitarla a mano evitando usar la lavadora.