La agricultura debe desempeñar un papel fundamental para limitar el impacto del cambio climático, ya que el sector representa una gran proporción, creciente e impactante, de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI).

El papel del sector agrícola en las emisiones de gases de efecto invernadero es ampliamente conocido, pero no se comprende bien. En verdad, más de una cuarta parte de las emisiones mundiales provienen de la agricultura, la silvicultura y el cambio en el uso de la tierra. Y a menos que se aborden activamente, es probable que estas emisiones aumenten a medida que el número de habitantes en el planeta también lo haga, y con ello la necesidad de producir mayor cantidad de alimentos.

La agricultura representa el 45% de las emisiones totales de metano (CH4) y el 80% de las emisiones totales de óxido nitroso (N20).

Reducir las emisiones de la agricultura plantea desafíos debido a la naturaleza difusa de la agricultura y su crítico papel en la vida, y requiere la acción de los más de dos millones de personas que trabajan en el sector, una cuarta parte de la población mundial. Es necesario cambiar la forma en que: cultivamos, comemos, generamos residuos y gestionamos nuestros bosques y sumideros de carbono natural.

Herramienta clasificada en: Toolbox