En 2013, la ciudad de Gotemburgo se convirtió en la primera ciudad en el mundo enemitir bonos verdes que le permiten pedir prestado dinero para inversiones que benefician el medio ambiente. Más del 75% de los ingresos de los bonos verdes emitidos entre 2013 y 2015 son utilizados por la ciudad para financiar proyectos de cambio climático que promueven la transición hacía una economía baja en emisiones de carbono y el crecimiento resistente al clima.

 

Página web del bono verde de la ciudad de Gotemburgo

 

Historias sobre acción #PorElClima: Este proyecto es una de las 13 iniciativas transformadoras ganadoras de los premios climáticos Impulso para el Cambio de NNUU 2016.