Publicado por Luisa Abreu el Viernes, 30 Abril 2021
El Diseño Circular, pretende aportar soluciones para los usos que los productos o sus materiales/componentes, podrán tener, una vez descartados, evitando que salgan del círculo(s), sino que se mantengan por el máximo tiempo posible, generando valor.
Diseño circular: donde todo empieza y termina ¿O será, vuelve a empezar?

Para asegurar la circularidad, todo empieza en el diseño de los productos. La manera como son concebido determinará el potencial circular a lo largo de todo su ciclo de vida, por lo que es aquí que se tiene que invertir, para que no terminen tirados en la naturaleza, contaminando.

Parece lógico y claro, ¿verdad?

Sin embargo, en la sociedad de consumo en que vivimos, el marketing privilegia, por encima de la sostenibilidad, la atracción y dependencia que un producto deberá causar en su consumidor/usuario, para aumentar, así, sus ventas y, consecuentemente las ganancias para empresas e inversores.

Esta estrategia, hace con que se establezcan prioridades de diseño, que son muy dañinas para el medio ambiente, como:

  • el sobreenvasado;
  • el uso de demasiados colores, lo que disminuye y dificulta la reciclabilidad;
  • la mezcla de materiales difíciles de separar;
  • la obsolescencia programada;
  • la difícil (o imposible) desensamblaje de los productos, al final de su vida útil.
  • La ausencia de repuestos y posibilidad de reparación.

Tras años de lucha contra este status quo y, con el empuje de las directivas europeas, que establecen como prioridades la economía circular, la descarbonización y el fin del plástico de un solo uso, el Diseño Circular está finalmente ganando terreno, frente al marketing del consumo masivo.

Gigantes mundiales, como Coca-Cola, McDonalds, UNILEVER o INDITEX, ya están comprometidos con este Nuevo Paradigma, de triple beneficio: Económico, Ambiental y Social , y por ello, implementando estrategias y acciones muy concretas para que sus productos dejen de sobrecargar la naturaleza.

Podéis argumentar que, son también estas compañías las principales responsables del problema ambiental, a que nos afrontamos actualmente. ¡Sin duda!

Asimismo, cada uno de nosotros somos igualmente corresponsables, en cuanto consumidores, a quienes toca elegir lo que compramos, cuanto y como compramos. Antes de consumir desenfrenadamente, hay que plantearnos las cuestiones siguientes:

  1. ¿Será que necesitamos mismo de todo lo que compramos? ¡Comprar o no compras es la cuestión!
  2. ¿Reparar y reutilizar, será mejor que comprar nuevo?
  3. ¿Debo comprar ecológico, a pesar de tener productos corrientes más baratos?
  4. ¿Debo desplazarme a la tienda local, o encargarlo y recibirlo en el confort de mi hogar, usando Amazon?
  5. ¿Soy capaz de separar la basura o seguiré tirando todo junto?

Sin duda, que tenemos que ser más conscientes y críticos a la hora de consumir, porque el consumo responsable es otra de las piedras angulares de la Economía Circular.

Pero volvamos al tema de este artículo, el Diseño Circular .

Un referente, en esta materia, es sin duda, la ?Joint Venture?, establecida entre Tim Brown e IDEO, los creadores del Design Thinking, y la Fundación Ellen MacArthur, que promueve la Economía Circular, tomando como principios:

  • la reducción de los recursos necesarios para obtener un producto;
  • eliminación de los residuos y de la contaminación, desde el diseño;
  • mantener los productos y materiales en uso, por el mayor tiempo posible, a través de la reutilización, reparación y, por último, el reciclaje.

De esta unión, resultó un nuevo planteamiento para el diseño, que defiende una perspectiva radical y regenerativa.

Basándose en la metodología de Design Thinking y en los Principios de la Economía Circular, el equipo IDEO/Ellen MacArthur Foundation, ha elaborado la  Guía del Diseño Circular , que recopila una serie de propuestas, métodos y herramientas, para ayudar a diseñadores y empresas a poner en práctica este nuevo concepto de diseño.

La Guía, pone a la disposición de sus usuarios, una serie de contenidos didácticos que pueden trabajarse en talleres y se estructuran en métodos, agrupados en cuatro fases principales: Entender, Definir , Hacer y Lanzamiento.

Al tratarse de un método circular, a la cuarta fase le sigue, de nuevo la primera, pues, tras el Lanzamiento volvemos a empezar, buscando Entender los beneficios y/o impactos negativos, del producto/servicio que hemos producido y colocado en mundo real, para lo ir mejorando, continuamente.

A cada una de las 4 fases del Diseño Circular, están asociados varios métodos/herramientas, y, dependiendo del problema que estamos atacando y tipo de solución(es) que estamos buscando, será mejor utilizar uno(s) u otro(s), como veremos enseguida.

  1. Entender:esta fase, se corresponde a la etapa Empatizar del design thinking, con la diferencia de que, más allá de comprender el problema del punto de vista de los usuarios, se incluyen a las demás partes interesadas. Los métodos y herramientas son:
  1. Definir: Una vez hemos pasado por la fase de entendimiento e investigación, pasamos a una 2ª fase, donde vamos analizar toda la información recompilada, seleccionando lo que nos aporta valor y permite enfocarnos al problema. Los métodos y herramientas son:
  1. Hacer:  llegados a esta etapa, vamos a poner en práctica la(s) idea(s) seleccionada(s) en la fase 2, pasando de la ideación al diseño y prototipado de la(s) solución(es). Los métodos y herramientas son:
  1. Lanzamiento: corresponde a la fase de validación , la más importante de todo el proceso, ya que pone a la prueba en contexto real , el producto/servicio que se ha diseñado . Los métodos y herramientas son:
  • Product journey map : Si estamos hablando de un producto circular, este nunca tendrá un final de vida, sino que tomará una nueva forma continuamente.
  • Lanzar para aprender o  Launch to learn : este método trata de la planificación de un periodo de pruebas y testes piloto, para validar el proyecto circular, aprendiendo de sus resultados, antes de partir para la comercialización
  • Imaginar nuevas colaboraciones o  Imagine New Partnerships ;
  • Crear una narrativa fuerte o  Create your Narrative : conocer y aplicar conceptos básicos de Storytelling para contar una buena historia sobre el producto/servicio que estamos lanzando, y que, sobre todo, destaque porque lo consideramos un ejemplo de circularidad;
  • Alinear la organización con los principios del Diseño Circular o  Align Your Organisation ;
  • Llevar a cabo Ciclos Continuos de Aprendizaje o  Continuous Learning Loops .

Se puede concluir, que el Diseño Circular es un proceso basado en la experimentación y aprendizaje, que retoma muchos elementos del Design Thinking . Sin embargo, una de las diferencias principales, es que, el Diseño Circular, además de aportar valor a las personas y a los negocios, integra un 3º pilar, que es el de la Sostenibilidad.

Asimismo, se distingue por la posibilidad de seguir utilizado productos y materiales en una infinidad de ciclos, añadiendo más valor, al mismo tiempo, que previne y reduce significativamente, la contaminación de la naturaleza.

El Diseño Circular es así, uno de los principales ejes de la creciente tendencia que impulsa al consumo de productos sostenibles y comprometidos con la responsabilidad ética.

Citando a la diseñadora circular Marynes Rojas, en su podcast Diseño Circular:  El core de esta metodología está en el cambio de mentalidad . En pensar en todo como un sistema, como una red? ¿Si la vida es circular, porque pensamos de manera lineal?

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias