Publicado por Nuria Filiu el Domingo, 02 Febrero 2020
Mantener limpio y desinfectado tu hogar de manera sostenible, con un solo producto natural, es bueno para la salud, el planeta y la economía doméstica.
Hogar limpio y sostenible.

Hace dos años, al comenzar mi vida de estudiante, me enfrenté entre otros al reto de mantener mi pequeño hogar limpio de manera sostenible. Me impactó mucho el pasillo del supermercado que ofrecía mil y un productos de limpieza. Para mí ese pasillo suponía generar residuos plásticos, un peligro por su toxicidad para mi y para el planeta y, como no, un gasto extra para mi delicado presupuesto ;-)

Tras pensar un poco decidí preguntara a mi abuela, para ver cómo se las arreglaba ella cuándo no existían todas esas opciones. El resultado, tras estos años de vida estudiantil es un ahorro, que me hubiera gustado calcular pero que estimo grande, un piso impecable y desinfectado y la satisfacción de haber contribuido a luchar contra el cambio climático, también desde esta pequeña parcela de mi vida.

Descubrí que símplemente con vinagre blanco diluido en distintas proporciones con agua se puede limpiar casi todo. Es un buen desinfectante, lo puedes usar en un atomizador de cristal para limpiar el cuarto de baño, espejos, la cocina y todo tipo de superficies no delicadas ( no usar en marmol o granito). Se seca rápidamente y no necesita enjuague. Además, quita la grasa, manchas de ropa y sustituye al suavizante en la colada. Si añades a la mezcla unas gotas de tu aceite esencial favorito también servirá como ambientador de la casa.

Para completar mi apuesta por una limpieza sostenible uso paños de tela en la limpieza y, por qué no, alguna camiseta vieja cortada en trozos.

Con el paso del tiempo he podido comprobar que una limpieza sostenible y frecuente es rápida y ayuda a mantener el orden y la armonía a tu alrededor, lo cual motiva sin duda alguna.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias