Publicado por Víctor Viñuales el Lunes, 30 Abril 2018

Reflexión sobre la relación entre economía y biosfera. Necesitamos construir una economía amiga del clima, amiga de la biosfera. Y hay muchos modos de hacerlo

Economía y biosfera: todavía enemigas

Cuanto mas crecía nuestra economía mas decrecía la riqueza de nuestro planeta: la  diversidad de su flora y su fauna, la pureza del agua y del aire. Ese es el modelo económico que hemos construido y que ahora  nos toca resetear por completo. Ya no sirve. Ha durado demasiado. Todos los indicadores de salud del planeta nos dicen lo mismo: estamos tocando el límite. Estamos muy cerca de grandes cambios de la biosfera, cambios que ya vemos, que ya sufrimos, cambios que cambiaran nuestra vida en la tierra. 

 Vamos al cine, leemos una novela, damos un paseo en bicicleta. Disfrutamos de la flor de cada día, y volvemos la cabeza. Seguimos sin enfrentarnos, de verdad, a esta "verdad incomoda". Pero el tiempo es ahora. Estos son los días en que tenemos que construir esa economía amiga de la biosfera. Una economía amiga del clima, amiga de los pájaros y las flores, amiga de nuestros pulmones y de nuestro corazón.

Esa economía se hace de muchas maneras: Los consumidores comprando productos que no dañen, los ahorradores cuidando de que nuestro dinero haga el bien, los ayuntamientos comprando tomates ecologicos para los comedores de los colegios públicos, las tiendas vendiendo productos saludables para las personas y el planeta...Los problemas son muchos y están con frecuencia encadenados. Las soluciones, felizmente, también. Hagamos

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias